Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rocío, la granjera que no desvelará su secreto hasta que se enamore

Rocío llegaba cantando y es que la alegría es uno de sus rasgos más característicos. Le llamaron Rocío Jurado porque su madre, tras tener dos niños, le pidió a la Virgen una niña. Asegura que todos le adoran, dicen que le quieren “más que a un bocadillo de jamón” pero tuvo un problema en el amor. Fue engañada tanto económicamente como emocionalmente y, por ello, tiene muy claro que quien se enamore de ella tiene que ser de su interior. Carlos Lozano le proponía algo: mantener en secreto cuál es su situación económica y lo aceptaba: “Si me enamoro, lo contaré todo”.