Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gloria, a Elo: "Me estás haciendo daño conscientemente"

La pretendienta asegura que su rival no la está dejando ser ella misma

La convivencia no está siendo fácil para las chicas de César. Eloísa está muy susceptible, echa de menos a su madre y no soporta que su granjero le preste más atención a su rival que a ella. Esta situación está afectando muchísimo a Gloria, que ha acusado a su compañera de no dejarla ser ella misma y cohibirla en su lucha por ganar el corazón de su Don Juan. Entre toda la tensión, el granjero se encuentra en la situación más difícil, ya que no sabe qué hacer para no herir ni a una, ni a la otra.
El día ha amanecido muy tenso en casa de César. Eloísa ha explotado y se ha puesto a llorar porque echa en falta a su madre y necesita tenerla cerca. “Lloro porque echo de menos a mi madre, necesito oírla, no es que sea una niña mimada, pero necesito oír su voz. Además, es que tú ya te tienes ganado a César y yo no”, explicaba la pretendienta a Gloria, su rival.
César se encontraba entonces con un panorama que no sabía cómo afrontar y Elo no le ha ayudado mucho ha hacerlo. Además de no querer hablar con él, le ha reprochado que no la apoyara lo suficiente. El granjero se ha quedado a cuadros, pero la historia no ha terminado ahí, poco después Elo ha vuelto a levantar el hacha de guerra al llamar a su Don Juan y a su rival “guarros” por no hacer la cama.
Gloria no ha podido evitar enfadarse por el comentario, pero mucho más le ha molestado que Elo quisiera quedar bien con César después del insulto y le haya hecho la cama: “Me parece genial que le haga la cama o que le ponga el bocadillo antes de irse a trabajar, pero yo no lo voy a hacer, aunque a él le guste que se lo hagan”.
La tensión no dejaba de aumentar, sobre todo cuando las pretendientas se han enterado que debían ir a hacer la compra de manera exprés porque su granjero había quedado para chatear con su cibernovia. Por si las chicas no estaban lo suficientemente nerviosas, César les ha confesado que está deseando poder convivir con las tres juntas, algo que no ha hecho demasiada gracia ni a Elo, ni a Gloria, que han vuelto a casa con el gesto torcido.
Tras la charla de César con Ángela, su cibernovia, las pretendientas han querido saber el contenido de la conversación. El granjero ha echado balones fuera, pero le ha costado caro, ya que el comentario con el que quiso cambiar de tema fue un piropo para Gloria: “Mira Gloria, es que es preciosa”. Como era de esperar, a Elo no le hizo ni pizca de gracia:
“Joder, es que no es la primera vez que dices algo así, siempre soy yo el segundo plato y no lo voy a ser. Además, como venga Ángela y sea el tercero, me voy, lo tengo clarísimo”, soltaba Elo. César ha saltado entonces para tirar una lanza a favor de Gloria, explicándole a su otra pretendienta que no se puede enfadar cada vez que tenga un gesto cariñoso con su rival, cuando ella es la primera que exige que Gloria no se enfade cuando le da mimos a ella.
La situación estaba yendo de mal en peor, por eso Gloria ha decidido abrir su corazón con su compañera: “Elo, no me estás dejando ser yo misma, yo sé que soy la persona que te está molestando, pero tú me haces daño conscientemente y yo a ti no, y eso no puede ser”. La pretendienta, hundida, ha decidido continuar su exposición con su Don Juan, comentándole entre lágrimas que los bajones de Elo y el hecho de que esté constantemente llamando su atención la cohíben y no la dejan ser ella misma.
Mientras Gloria esta llorando a lágrima viva junto a su granjero, Elo ha interrumpido el emotivo momento para pedir explicaciones de por qué estaban hablando de ella. La sorpresa fue mayúscula, tanto que fue el mismo César quien le ha parado los pies a su pretendienta:Elo, no te columpies porque en ningún momento hemos estado hablando de ti”. Ante la respuesta, la chica ha dado media vuelta y ha pegado un portazo.
“Es que no me digas que no es egocéntrica, es que es muy fuerte, cuando yo en realidad estoy hablando de cómo me siento yo. Por esto es por lo que no puedo ser como yo soy”, explicaba Gloria a César, que asentía ante las palabras de su pretendienta y le aconsejaba: “Vas a tener que cambiar el chip, demostrarme como tú eres y pasar de este tema, hay que ser positiva”.