Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Despiertan el desprecio del club y de la afición

Ambos continúan en el proyecto de Van Gaal a pesar de las críticas

Las sombras no tardaron en llegar. Los rumores sobre la homosexualidad de Guardiola comenzaron a expandirse y le alejaron de la afición que se dividió y dudaba del que ya era un icono del barcelonismo. Mou y Guardiola consiguieron despertar el desprecio de parte del club y de la afición en los que serían sus últimos días como blaugranas. Louis Van Gaal decidió que ambos continuasen. Pero el proyecto de Louis Van Gaal se estrella. "Moutinho era un personaje secundario. Cuando se fue, nadie podía imaginar que se convertiría en uno de los grandes enemigos del barcelonismo", explica el periodista deportivo Joan Mº Pou.