Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pep y Mou, algo más que enemigos

La única ambición de Mou es ganar y la pasión de Guardiola es el Barça

Breados en el F.C. Barcelona, coincidieron en un club que no valoró a ninguno

"Hoy, mañana y siempre con el Barça en el corazón", llegó a decir Mourinho

Guardiola se fue del Barça por la puerta de atrás y regresó convertido en entrenador

Mou se fue al Chelsea, pasó a ser 'The special one' y abrió su guerra con el Barça


Polémicos, magnéticos, controvertidos, profesionales… José Mourinho y Pep Guardiola comparten algo más que adjetivos y profesión. Extremos opuestos en lo aparente, su trayectoria se cruza una y otra vez en lo que parece ser una broma del azar. Un niño portugués que no sabía jugar al fútbol y un jugador profesional que salió por la puerta de atrás del campo, dirigen, probablemente, los mejores equipos del mundo con estilos diferentes. Un documental de Cuatro ha analizado las carreras de dos de los técnicos de mayor éxito del fútbol mundial.
La única ambición de Mou es ganar y la pasión de Guardiola es el Barça.  Breados en el F.C. Barcelona, coincidieron en un club que no valoró a ninguno y del que salieron por la puerta de atrás. Guardiola ha vuelto al Barça para poner en práctica su fútbol mientras que Mourinho se ha reinventado como el estandarte del antibarcelonismo.
Enemigos hoy, les unió algo más que una profesión. Gabriel Masfurroll, ex directivo del Barça recuerda el primer encontronazo de Mou como entrenador. Pep salió en defensa de Mou. "Han tenido una relación más íntima de lo que nadie se puede imaginar", explica Masfurroll.
Aún están presentes en la memoria de Mourinho las imágenes en que un Guardiola eufórico busca a Mourinho para celebrar una victoria. Un abrazo emocionado que Mou rememoraba ya vestido de blanco. "Tenía una relación muy buena con él. Con los jugadores, mi relación siempre fue cercana", ha explicado ya en su etapa madridista el portugués que llegó a decir "Hoy, mañana y siempre con el Barça en el corazón".
Sombras sobre Mou y Pep
Mou y Guardiola despertaron el desprecio de parte del Barcelona en los que serían sus últimos días como blaugranas. Los rumores sobre la homosexualidad de Guardiola comenzaron a expandirse y le alejaron de la afición que se dividió y dudaba del que ya era un icono del barcelonismo.
"Empezaron a enchufar el ventilador y a lanzar todo tipo de informaciones falsas para desprestigiar a un icono del barcelonismo que era Pep, ya en ese momento", explica el ex presidente del  F.C. Barcelona Joan Laporta. Mourinho también sufrió ataques sobre una supuesta homosexualidad.Guardiola dejó el Barça un año después de Mourinho.
'The special one'
Mourinho se fue al Chelsea para ser 'The Special One'. "Yo no soy uno más. Soy el elegido" declaró en la rueda de prensa de presentación. En la temporada, 2004-2005 consiguió la Premier League, un título que el Chelsea no había ganado en 50 años.
En el club inglés, se produjo su primer encontronazo con el Barça. El incidente fue tan grave que la UEFA tomó parte. Mourinho empezó a criticar a Messi. Le acusó de hacer teatro. De vuelta al Camp Nou, le pasó factura. "Vete al teatro" le gritó la afición barcelnista. "Tiene una facilidad extraordinaria de provocar", explica el periodista deportivo Paco González.
Mourinho sonaba como entrenador del Barça aunque Laporta defiende que su primera opción siempre fue Pep. El catalán fue presentado ante decenas de cámaras de televisión y fotógrafos. Guardiola estaba de nuevo en casa.  "Entiendo las dudas, pero siento que al mes o a los dos meses estás dudas van a decrecer porque siento que estoy preparado", afirmaba Guardiola el día de su presentación como entrenador del F.C. Barcelona.
Mou se convertía mientras en el entrenador mejor pagado de la historia a su llegada al Milán.  Pep y Mou llevarán a sus clubes a lo más alto.  Seis títulos para los de Guardiola, incluido el famoso triplete, mientras que Mou logró la liga italiana y al siguiente el triplete.
Mou consigue desquiciar a Guardiola
En su etapa italiana, Mou consiguió uno de sus objetivos. El portugués desquició al Barça y a Guardiola. Fue el encargado de impedir que los blaugranas ganasen la Champions en el Bernabéu. Eliminó al Barça en semifinales. Tras el partido, el portugués salta al campo enloquecido por el triunfo. El Barça encendió los aspersores del campo para evitar la celebración.
"Mourinho se siente el amo de la escena", comenta Paco González sobre el polémico episodio en que el portugués se acerca a Guardiola mientras daba instrucciones al sueco Ibraimovic.  
Firma blanca
Sin embargo, a Mou le quedaba una cuenta pendiente con el F.C. Barcelona. El 31 de mayo de 2010, Florentino Pérez firmó con Mou un contrato multimillonario. La bestia negra del Real Madrid se llamaba Guardiola, Un entrenador novato que había conseguido seis copas para el Barça. Además, Pep fue el autor del 2-6 en el Bernabeú.
Mou y Guardiola se enfrentan el 29 de noviembre de 2010. El Barça de Guardiola arrolla al equipo de Mourinho con un 5-0. "Es la mayor derrota de mi carrera, pero es una derrota fácil de digerir", aseguró el portugués.
El culmen del clima bélico de una serie interminable de clásicos fue la final de la Supercopa de España en agosto de 2011. Casi al final del partido, una violenta falta sobre un azulgrana provoca una tangana. Mourinho se dirige a Tito Vilanova y le mete el dedo en el ojo. La pregunta ahora es serán capaces de superar sus retos. Sus cara a cara prometen ser apasionantes.