Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Frank de la jungla' despide la temporada con una serie de momentos inéditos del programa

frank ineditascuatro.com

El capítulo mostrará facetas desconocidas de Frank Cuesta

En este capítulo con imágenes inéditas de la 1ª y 2ª temporada, Frank Cuesta se enfrentará a su mayor enemigo… Aquel que es capaz de quitarle el sueño… El agua. Y para ello, buceará en el acuario de Bangkok rodeado de tiburones.
Frank también viajará a la isla tailandesa de Tarutao, en el Mar de Andamán, donde busca un preciado tesoro: los nidos que los pájaros construyen en los huecos de una cueva, y que producen algo que luego se vende en todo el país como bebida reconstituyente: un elixir reconstituyente hecho a base de la saliva y los restos orgánicos de los pájaros. Ver los nidos, es difícil. Pero más aún si lo intentas hacer a bordo de un kayak, con Nacho Medina y Santi Trancho a bordo.
Además, Frank, como experto en animales, tiene una misión en su casa: estudiar el comportamiento de una especie de ratón hasta ahora sin catalogar y de la que solo tiene un dato: lo encontraron en la selva de Laos. Durante unas semanas debe registrar sus movimientos… su comida… e incluso sus excrementos. Su informe será clave para catalogar al animal.
En este “laboratorio” que se ha convertido su casa, Frank entrena en el baño a un puercoespín a base de trozos de calabaza como cebo antes ponerlo en libertad.
Cuando cae la noche, y tras cenar un filete de carne de cocodrilo, sale al jardín y se encuentra una peluda sorpresa debajo del suelo. Unos metros más allá de su parcela, escucha croar: son los sapos machos que llaman a sus hembras para tener un encuentro furtivo bajo la luz de la luna.
Al día siguiente le espera el rescate de una pitón que ha salido a tomar el sol de un lago que hay  junto al chalet de una mujer adinerada. “Esto es un coñazo, porque no hace nada”, cuenta el español, mientras carga a sus hombros con un impresionante bicho de dos metros y medio.
Esa noche,  Frank se enfrentará a otro reto: comer un menú a base de huevos de hormigas tiernos y agrios: sopa de verduras y tortilla francesa-tailandesa con los blancos inquilinos: “esto es pura proteína”, cuenta mientras se lo come rápido y  sin inmutarse. Tiene prisa: su serpiente está de parto y ha de atender a las criaturas.