Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frank y la pitón

Frank y la Pitón al final hacen la pacescuatro
"La verdad es que no hay mucho que escribir porque fue lo que se ve en el vídeo.
Llevábamos varios días buscando una pitón de Birmania grande. Vimos varias pero no del tamaño que queríamos ensenar. Nacho y Santi estaban grabando tomas de esas de paisajes cuando vi una Pitón bastante grande y la comencé a sacar de entre unos matorrales y un árbol caído. Cuando la tenía casi fuera, le agarre rápidamente de la cabeza y en ese momento me medio tropecé y caí al suelo. Un pequeño instante donde se agarró fuertemente y me rodeó el cuello.
Al tener la cabeza en mi mano, pude tirar hacia afuera pero la pitón continuó apretando más fuerte como una herradura por los siguientes 4-6 segundos, y ahí, vi que era poco lo que podría hacer y grité como pude "Santi Santi".
La verdad es que hubo un par de segundos donde el pánico me pudo y ahí realmente fue donde la cagué. Estas serpientes son salvajes y cuando aprietan, pueden desarrollar fuerzas de hasta 10 veces más fuertes que las que véis en los zoos o espectáculos.
Si os dais cuenta, desde que me caí hasta que llegaron para ayudarme pudieron pasar 20 segundos y eso os dice que en un minuto, una serpiente así te puede dejar KO. No me podría comer pero me podría matar.
La verdad es que lo han presentado en la prensa demasiado sensacionalista diciendo que estuve a punto de morir, pero ya sabéis que la prensa necesita noticias y lo exageran todo. Si no hubiera visto a Santi y a Nacho venir corriendo de lejos, hubiera tomado la decisión de sacar el cuchillo como ultimísimo recurso para cortar la cabeza y de ese modo romper el ritmo de constricción. De este tipo de serpiente estoy bastante seguro que puedo salir vivo casi al 100%, pero no puedo decir lo mismo de las venenosas.
Hace aproximadamente 2 meses haciendo una exploración de campo en la selva, me mordió una víbora en el empeine del pie y me dejó tan paralizado que no pude ser capaz de ponerme el anti veneno. Lo único que pude hacer fue un corte perpendicular alrededor de la mordedura y pasar 72 horas tirado en el suelo, solo, mojado, con fiebre y cagado de miedo.
Yo personalmente le recomiendo a la gente NO tener este tipo de serpientes en casa sobre todo si tienen hijos. Una pitón de bola puede matar un conejo con dificultades pero estas pitones de Birmania pueden matar a una persona adulta en 3 minutos.
Saludos. Frank"