Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frank se lleva a sus hijos de "pellas"

Pasamos un alegre día de playa con Frank y sus retoños mientras su madre piensa que están en el colegio.

Que Frank Cuesta no es un hombre al uso es algo que no deja lugar a dudas. Esta semana nuestro Indiana Jones particular nos ha mostrado cómo educa a sus hijos. Una vez al mes les obliga a saltarse la escuela y comparte con ellos alguna actividad en lo que él llama "el día loco de papá".

Salimos temprano con los hijos de Frank para llevarlos a la escuela, pero el coche toma otro rumbo. El herpetólogo ha ideado un plan muy distinto para todos. "Vamos a hacer pellas", confiesa sin paños calientes.

"Te van a poner a parir", le advierte Nacho. "Me importa un pito", replica Frank que seguidamente justifica su fiosofía de vida: "La gente educa a sus hijos como les da la gana. Yo educo a mis hijos como me gusta. Porque pierdan un día de colegio al mes... No es que estén viendo la televisión. Tienen buenas notas, hablan cuatro idiomas y al final del dia están bien educados".

Al ritmo del 'Dime que me quieres' de Tequila, la canción favorita de los Cuesta, llegamos a Pattaya, localidad donde, según nos explica nuestro improvisado guía, se encuentra una playa tranquila y alejada del turismo. Santi acompañó, cámara en mano, a Frank y sus hijos a darse un refrescante chapuzón a orillas del Golfo del Tailandia. Después se pusieron como el kiko a base de marisco frito.

El tiempo se pasa más rápido en la playa que en la escuela. Todos tienen ganas de quedarse, pero hay que mantener la coartada. De vuelta a casa Frank se pone serio con sus chicos y les alecciona para se vayan directos a su habitación en cuanto lleguen a casa y finjan hacer los deberes.

De nada sirve que los niños mientan cuando su madre les pregunta qué tal les ha ido en el colegio. Al parecer, el director del centro ha informado a Yuyee de los novillos. A Frank le espera una charla seria a puerta cerrada con su mujer de la que no podemos ser testigos.