Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mari y Valentín, dos maneras opuestas de ver una cita

Valentín estaba encantado con su cita con Valentina y convencido de que esa iba a ser su gran noche, pero ella no sabía dónde meterse y contando los minutos para que las camareras le trajeran la cuenta. Mari estaba tan agobiada con la situación que nada más salir del salón se rompió y lloró desconsoladamente porque le daba mucho apuro dejar a Valentín plantado, pero no le soportaba ni un minuto más.