Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cómo fastidiar una cita en el postre: “¿Oye, cómo te llamabas?”

Parecía que Antonio estaba muy a gusto con Miriam, pero no lo estaría tanto si se le ha olvidado su nombre, y en vez de disimular un poco al final de la cita, ¡va y se delata! Lo cierto es que esta pareja no ha empezado con muy bien pie porque Miriam no paraba de decir que todo le parecía peligroso: esquiar, montar en moto, operarse de la vista... algo que ha Antonio no le ha gustado mucho y que tuviese ella un hijo le ha terminado de cortar el rollo.