Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Esther: “Soy una obsesa de los dientes, me gustan perfectos, como suena la palabra”

Esther es pura dinamita: nerviosa, charlatana, dicharachera… Por otra parte, Cristian es más tímido y calladito. En este caso los polos opuestos no se han atraído y no ha sido solo por eso… sino porque Esther es una obsesa de los dientes y no le han gustado nada los de Cristian. A pesar de que Cristian había confesado que le había encantado en todos los aspectos Esther, en la decisión final se ha agarrado a que no le gustaba físicamente, un comentario que ha sonado poco convincente…