Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Vaya pareja! Pol, el chico que susurraba a las motos y Ana, obsesionada con los andares

Ana, 19 años, tiene un ‘pequeña’ obsesión: En lo primero que se fija en un chico es en sus andares, necesita que el susodicho ande bien para empezar a valorar si puede ser su pareja. Cuando Carlos Sobera le dijo a Pol que necesitaba grabarle de cintura para bajo andando para luego enseñárselo a la que sería su cita, el joven de Barcelona no salía de su asombro. Aunque Pol también tenía lo suyo: “A veces le digo a mi moto que me lo he pasado muy bien con ella. ¿Por qué no decir las cosas aunque sea a cosas materiales?”.