Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antía: “¿Italiano? Ah pues muy bien, ¿para que te haga una pizza? Pues eso lo hago yo”

Nada más saber que Víctor vivía en Barcelona, Antía casi lo deja plantado en la barra del restaurante. Le dio una oportunidad pero sus caras mientras Víctor hablaba eran todo un poema. Como no se molestó ni en preguntar de dónde era, Víctor le dijo que era italiano, a lo que Antía dijo: "¿Italiano? Ah pues muy bien, ¿para qué? ¿para que me haga una pizza?", parece que eso de que los italianos atraen solo por serlo no va mucho con ella.