Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Enjuician a Bryan por mal comportamiento

Jueza, jurado, policía y abogada defensora. El joven bailarín se somete a un juicio como castigo por perder en el Tribunal de la Convivencia
Juez, jurado, policía y abogado defensor. El joven bailarín se somete a un juicio como castigo por perder en el Tribunal de la Convivencia.
Bryan fue el peor valorado por sus compañeros en el último Tribunal de la Convivencia, el que más puntos rojos acumuló y por lo tanto debía sufrir un castigo, que hoy se ha hecho realidad.
La organización del programa ha decidido que los alumnos de la Escuela enjuicien a Bryan por su nefasto comportamiento en la convivencia de la semana pasada. Por ello, Paula ejerció de juez, Saray de abogada defensora y Airam y Chino de policías.
Todo comenzó con la detención de Bryan mientras se desahogaba en solitario. Airam y Chino fueron a buscarlo, lo detuvieron y le leyeron sus derechos. Fue custodiado hasta el juicio donde le esperaban también sus compañeros.
La jueza, Paula, comenzó dando la palabra al jurado, compuesto por todos los bailarines, que uno a uno fueron comentando los puntos negativos de la personalidad de Bryan. Paula solicitó a quienes lo votaron con el punto rojo que explicaran y desarrollaran sus argumentos.
Saray tuvo que intervenir en más de una ocasión para defender a su cliente, que también habló de vez en cuando para explicar su posición.
Tras la exposición de los argumentos, policía, jueza y abogada defensora se reunieron para dictaminar: o le dejaban libre de cargos o le sometían a un castigo. Y optaron por la segunda opción, la de castigar a Bryan. Por ello, el bailarín tuvo que dar a conocer públicamente y frente a sus compañeros su impresión de cada uno de ellos.
Finalmente y tras cumplir con el castigo, todos los alumnos de Fama ¡a bailar! se fundieron en un fuerte abrazo y dieron por liquidada la confrontación y el juicio.