Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los deslizantes se comunican con Ben Mason durante un ataque de los rebeldes

El hijo de Tom Mason, que fue subyugado por los alienígenas, recibe instrucciones de un deslizante. Mientras, la 2ª división de Massachussets se dirige hacia Charleston, donde 3.000 civiles hacen frente a los invasores.   

Un grupo de los supervivientes cree que la presencia de Tom Mason pone en peligro la seguridad de la resistencia y las sospechas  aumentan cuando descubren que la doctora extrajo un parásito del ojo de Tom. El jefe de los Berserkers, Pope, exige a Weaver el exilio del exlíder de la resistencia, pero el capitán Weaver se niega.
Pope decide tomarse la justicia por su mano y secuestra a Mason, pero Weaver descubre su maniobra y castiga a Pope. Mientras, Ben y Jimmy hacen guardia para evitar un ataque de los peligrosos deslizantes.
CARA A CARA CON UN DESLIZANTE
Durante la guardia, Jimmy es herido gravemente y Ben se enfrenta cara a cara a un deslizante, que es capaz de controlar su mente. ¿Sigue todavía subyugado el hijo de Tom Mason? ¿Tienen control los aliens sobre el resto de chicos que fueron subyugados?
A su regreso, Ben se castiga culpándose de lo que le ha ocurrido a Jimmy y Tom intenta consolarle: “No tenemos más opción que seguir”. La sorprendente llegada de una mujer que asegura que en la ciudad de Charlestone, al Sur, tres mil civiles se enfrentan a las fuerzas invasoras da una nueva esperanza a la segunda de Massachusetts, que vela la muerte del joven Jimmy.
UNA OPERACIÓN PELIGROSA
El pequeño Matt juega con su patinete cuando dos ‘skitters’ le acorralan. Cuando estos están a punto de atacarle, dos francotiradores acaban con los deslizantes. Tom monta en cólera al enterarse que estaba todo planeado y que su hijo pequeño era el cebo de esa operación.
Por otro lado, Hal y Ben Mason encuentran a un grupo de jóvenes rebeldes. Entre ellos se encuentra la hija del capitán Weaver. El destino les une, pero también les separará, ya que ella no quiere acompañarle hasta Charleston.
MDSPGL20130312_0009