Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España no puede con la presión de Alemania y se queda a un paso de la quinta Eurocopa

La selección española Sub-21 no pudo con Alemania. La presión asfixiante de los alemanes en la primera parte incomodó al combinado nacional que no se sintió cómodo sobre el césped. La segunda parte estuvo más equilibrada pero los de Celades no consiguieron el gol y se quedaron a un paso de hacer historia e igualar a Italia en sus cinco Eurocopas.

Arrancó el encuentro en el estadio de Cracovia con una Súper-21 qué tuvo las ideas muy claras desde el principio y se fue a buscar el gol. Asensio demostró su calidad en las proximidades del área alemana pero no tuvo suerte. Alemania contestó con dos buenas ocasiones de peligro: Kepa y, después, el palo evitaron el primer gol.
España no se asustó con el peligro alemán y Bellerín tuvo el gol en su cabeza. Centro perfecto de Ceballos que remató el lateral y se fue por muy poquito. A los de Celades les costaba enlazar jugadas debido a la asfixiante presión del conjunto alemán que se hizo con el control del balón. España no encontraba cómo hacerle daño a Alemania. 
Alemania siguió controlando el balón y España apostó por robar y salir a la contra, pero las imprecisiones por parte de ambos equipos dieron un respiro. La presión tan alta de los alemanes incomodaba mucho a España y un robo de balón cerca del área provocó el primer gol del partido. Cabezazo perfecto de Weiser al centro de Toljan, imparable para Kepa. 
El conjunto germano retrasó un poco su línea de presión, algo que le dio aire a España que empezó a tocar el balón. Sin tiempo para más, el árbitro pitó el descanso y la Sub-21 se fue al vestuario con el resultado en contra. España debía cambiar las cosas e imponer su juego para superar a los alemanes. 
España salió en la segunda mitad con las ganas y la intención de darle la vuelta al marcador y Alemania respondió con mucha dureza: tres amarillas en los primeros seis minutos. El combinado nacional dio un paso hacia delante y empezó a practicar su habitual juego de toque. A punto estuvo Saúl de hacer el empate con un magnífico tiro desde fuera del área que despejó Pollersbeck a córner. 
Pese al control de España, el equipo alemán aprovechó un fallo en defensa y pudo hacer el segundo en dos buenas ocasiones. Alemania volvió a subir un poco la presión y volvió a tomar las riendas del partido. A España le faltaba esa chispa que le caracteriza y no se sentía cómoda sobre el terreno de juego. 
Ceballos encontró el pasillo y no se lo pensó: buen tiro algo lejano que se marchó rozando el palo derecho del meta alemán. España quería y Deulofeu tuvo el empate en sus pies pero golpeó en un defensa germano. El conjunto español no podía con una Alemania que seguía presionando incluso en los último minutos de partido.  
El árbitro pitó el final y acabó con el sueño de España. La Sub-21 se quedó a un paso de hacer historia e igualar a Italia en títulos europeos. La presión alemana pudo con el conjunto de Celades, que lo intentó hasta el último segundo.