Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alemania, primera finalista del Euro Sub-21 tras ganar a Inglaterra en la tanda de penaltis

La primera semifinal del Europeo Sub-21 tuvo que llegar hasta la tanda de penaltis para decidir al primer clasificado para la gran final. Finalmente fue Alemania quien se llevó la victoria gracias a la parada de Pollersbeck en el quinto lanzamiento de Inglaterra. Un partido muy intenso en el que los dos equipos pagaron caros sus errores defensivos. Alemania dominó el juego y acabó lllevándose el premio aunque Inglaterra supo aprovechar sus ocasiones de peligro para seguir metida en el encuentro.

El partido empezó con una gran intensidad por parte de Inglaterra. El conjunto inglés presionó la salida de balón y en los 10 primeros minutos disfrutó de tres grandes ocasiones de gol. Pollersbeck, el meta alemán, salvó a su Selección de encajar el primer gol sacando una mano salvadora al remate de Gray.
Mucha intensidad en los primeros compases de partido con entradas duras por parte de ambos equipos. Pese al dominio inglés inicial, Alemania no se vino atrás y respondió con varias ocasiones de peligro. Poco a poco, el combinado germano se fue haciendo con la posesión del balón y ralentizó un poco el ritmo de partido.
A Inglaterra le costaba vascular para defender las acciones alemanas y sufrieron las internadas del conjunto alemán que se hizo con el mando del balón y también del partido. El dominio tuvo su premio y Selke hizo el primero del partido. Buena jugada por la banda derecha, Toljan apuró la línea de fondo y centró para que la cabeza de Selke abriese el marcador.  
Cuando peor lo estaba pasando Inglaterra, llegó su gol. Saque de córner muy mal defendido por los alemanes que aprovechó Gray, de rebote, para igualar el encuentro. Los errores defensivos condenaron a ambos equipos y se legó al final de los primeros 45 minutos con el empate a uno.
La segunda parte empezó con la remontada de Inglaterra en los primeros cinco minutos. Hughes elaboró la jugada deshaciéndose de varios rivales alemanes y se le sirvió en bandeja para qué Abraham adelantarse a Inglaterra en el marcador. El gol hizo reaccionar al conjunto germano que empezó a tener de nuevo el dominio de balón ante una Inglaterra que reculó demasiado.
Inglaterra le estaba dando muchas facilidades a Alemania y lo acabó pagando. En el minuto 69, Arnold sacó un córner directo a la cabeza de Platte, que con una gran remate de cabeza en el primer palo volvió a igualar el encuentro. El segundo les dio mucha más confianza a los alemanes y se fueron con todo a por el partido.
Al seleccionador inglés no le gustó nada recibir ese gol y mandó instrucciones a los suyos en forma de nota que le dio a Arnold. Un mensaje que no sirvió de mucho ya que Platte marcó el tercero también de cabeza aunque fue anulado por fuera de juego. Una jugada muy justa ya que el gol fue ilegal por muy pocos centímetros.  En los últimos minutos de partido, cualquiera de las dos selecciones pudo llevarse la victoria pero el árbitro pitó el final y el encuentro se fue a la prórroga.
La prórroga empezó con dos ocasiones de gol muy claras para Alemania. Los germanos dominaron el juego pero no consiguieron materializar las ocasiones para hacer el gol de la victoria en la primera parte. En la segunda mitad, fue Inglaterra quien disfrutó de la primera ocasión. El cansancio se notaba y tanto el ritmo como la continuidad de juego se entorpeció. Amiri pudo meter el gol del triunfo alemán a pase de Toljan qué lo dejó solo en el área pequeña pero no logró golpear el balón. Con el mismo marcador se llegó al final de la prórroga y a la tanda de penaltis.
Empezó lanzando Alemania. Su capitán, Arnold convirtió el lanzamiento. Baker hizo lo propio para los ingleses. Los segundos lanzadores no corrieron la misma suerte y los porteros detuvieron los tiros. Redmond falló el quinto y definitivo lanzamiento y Alemania se clasificó para la gran final.