Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un anfitrión prometedor para medir a España

Orenga, baloncesto, europeocuatro.com

La selección española, vigente bicampeona continental, se perfila como principal favorita en el grupo C del Eurobasket de Eslovenia, donde la anfitriona cuenta con un equipo prometedor y el apoyo de la hincada para intentar arrebatarle el primer puesto, mientras que Croacia y Polonia parten con ventaja teórica frente a Georgia y República Checa, llamadas a ser las 'cenicientas'.

Eslovenia quiere repetir su buena actuación del Eurobasket 2009, donde alcanzó las semifinales, y quitarse la 'espinita' de aquel torneo en Polonia, donde finalmente se quedó sin medalla. Este pequeño país con apenas dos millones de habitantes quiere aprovechar el extra de motivación que siempre da alas al anfitrión.
Para lograrlo, cuenta con un equipo competitivo liderado por Goran Dragic, base de los Phoenix Suns. Le ayudan en la dirección su hermano Zoran, jugador de Unicaja, y otro conocido de la afición española, el exazulgrana Jaka Lakovic. Precisamente acaba de fichar por el Barcelona el veterano Bostjan Nachbar, aporte de experiencia para un equipo liderado en la pintura y por Mirza Begic, quien acaba de cambiar el Real Madrid por el Olympiacos, y desde el banquillo por la sabiduría de Bozidar Maljkovic. Por contra, no estará Erazem Lorbek, pilar del juego ofensivo.
Además de España y Eslovenia, también parte con opciones de liderato la selección croata al mando de Jasmin Repesa, que espera redimirse tras su breve paso por el Unicaja. El pívot del Barça Ante Tomic pone centímetros y talento en una plantilla con dos bases muy diferentes como Roko Leni Ukic y el madridista Dontaye Draper. La versatilidad de Bojan Bogdanovic completa una selección que, decimotercera hace dos años, sueña con retornar al podio emulando los bronces de 1993 y 1995.
Un peldaño por debajo parece situarse Polonia, que fía todas sus esperanzas en la potente pareja interior formada por el pívot de Phoenix Suns, Marcin Gortat -recién salido de una lesión- y por Maciej Lampe, flamante fichaje del Barça proveniente del Laboral Kutxa. Dos exjugadores de la Liga Endesa, Thomas Kelati y Michal Ignerski, aportan veteranía al equipo entrenado por Dirk Bauermann que puso en apuros a España en el primer amistoso de los de Juan Antonio Orenga.
Por último de las tres plazas de equipos eliminados en esta primera fase, dos parecen asignadas a República Checa y Georgia a menos que se produzcan sorpresas de relieve. Los checos tiene en su plantilla a Jan Vesely (Washington Wizards), Pavel Pumprla (Obradoiro), Tomás Satoransky (Cajasol) o Lubos Barton, mientras que el pequeño país caucásico cuenta con Ricky Hickman, base de origen estadounidense, como único argumento de nivel.