Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Canadá, en busca del oso grizzly, próxima etapa de 'Espíritu salvaje'

espíritu-salvaje--4_5968b6e47ba48cuatro.com

El continente americano recibe este domingo a las 22:45 h. en Cuatro a los protagonistas de ‘Espíritu Salvaje’. Unai, Amaia y sus padres, el fotógrafo Andoni Canela y la escritora Meritxell Margarit, harán su próxima parada en Canadá buscando una nueva especie amenazada: el temible oso grizzly.

Las montañas de la Columbia Británica y la costa del Pacífico de Alaska recibirán a los protagonistas de ‘Espíritu Salvaje’, que en esta ocasión buscarán al oso grizzly. El reto de Canadá es muy especial, ya que, además, Andoni busca un animal en particular: Blondie, una osa que ya captó con su cámara hace 10 años. Unai sabe que su padre sueña con volver a verla y participará de su búsqueda.
espíritu-salvaje--3_5968b6e0245f1

Antes de entrar en la reserva donde creen que podrían reencontrarse, pasan por New Aiyansh, donde vive una comunidad indígena que debe autorizarles la búsqueda del oso en ese territorio. Como parte de la ceremonia del intercambio de regalos, la familia les trae una manta y a cambio van a recibir la ayuda de su mejor rastreador. El verano es la época del salmón, principal alimento de los osos, pero aún es un poco pronto y no han llegado a esta zona del río.
espíritu-salvaje--1_5968b6d9c64a9

Puede que, cruzando la frontera hacia Alaska, tengan más oportunidad de ver osos. Los osos son territoriales, por lo que un bocinazo o un spray de pimienta son buenas herramientas si aparece de repente. Unai tiene que aprender a tener paciencia, las horas de espera para captar a un animal son impredecibles. A Unai le gustaría inventar una aplicación de móvil que avisara de su avistamiento para mientras él jugar a otras cosas.
espíritu-salvaje--5_5968b6e8bb604
Desde el puesto de observación y tras horas de espera aparece la recompensa: un oso se dejas ver atrapando salmones. “Poder ver a este gran oso es como soñar despierto. Estuvimos casi doce horas esperando, y finalmente… ¡apareció!”, explica un entusiasmado Unai. Ahora queda un último deseo: volver a ver a la osa Blondie. Para ello viajan a Khutzeymateen, el santuario de osos al que sólo se accede por avioneta y con un permiso especial. Allí se alojan en una casa flotante y aprovechan para disfrutar saliendo a pescar o en piragua mientras Meritxell escribe su cuento. Los días en Canadá están llegando a su fin y la búsqueda infructuosa de Blondie le deja a Andoni un mal sabor de boca. ¿Logrará verla de nuevo antes de abandonar las tierras más salvajes de Norteamérica?