Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andoni consigue una fotografía única: El gran tigre de Bengala devorando una tortuga

Andoni consigue una fotografía única: El gran tigre de Bengala devorando una tortugacuatro.com

Más de 12 horas de vuelo para llegar a un país lleno de contrastes: la India. El reto es fotografiar en libertad al gran tigre de Bengala que puede llegar a medir más de tres metros. Andoni, Meritxell y sus hijos, Unai y Amaia han viajado hasta el parque nacional de Rathambore, el que en su día fue el coto de caza del marajá de Jaipur.

Lo de esta familia no es normal. No hay animal, por muy salvaje que sea, que escape al objetivo de la cámara de Andoni y a la atenta mirada del resto de miembros de la familia. El feroz tigre de Bengala no iba a ser una excepción. A escasos 400 metros de distancia del Jeep, un enorme ejemplar se ha dejado ver frente a ellos y hemos podido sentir lo que es mimetizarse de forma absoluta con la naturaleza.
Daulat ha estado toda su vida cerca de los tigres. Su trabajo, como guía del recinto, en más de una ocasión le ha acarreado algún susto, pero nada comparable con lo que le sucedió en 2010. Cuando se encontraba junto a un grupo de compañeros intentando que un tigre volviera al bosque, éste se avalanzó sobre él atacándole gravemente durante unos diez segundos. En ese pequeño lapso de tiempo, el felino destrozó por completo su cara, dejando parte de su rostro literalmente colgando. Perdió el ojo derecho y su cara tuvo que ser completamente reconstruida. Pese a ello, Daulat lo tiene claro: "La culpa no es del tigre, es de los lugareños que no respetan su espacio".
Según el guía que lleva la familia, si quieren tener suerte y ver a un tigre cazando deben hacer una ofrenda al Dios tigre. Esta ofrenda se hace en lo alto del Fuerte de Rathambore y para llegar a él hay que subir ¡1000 escaleras! ¿Aguantará Amaia esa tremenda escalinata? Seguro que sí, nuestra familia no deja de sorprendernos.
Unai y su familia no pensaban darse por vencidos. Cuando parecía que ya no sería posible fotografiar un tigre cazando, la naturaleza les ha sorprendido una vez más. Ante sus ojos, a tan solo unos cuantos metros de distancia, un enorme tigre de Bengala disfrutaba de su presa... ¡Una tortuga gigante! Andoni ha conseguido tomar unas instantáneas inéditas hasta el momento, nunca antes se habían recogido imágenes como éstas. ¡Hasta el guía ha alucinado!