Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Patricia decide poner fin a su odisea y su madre la echa de casa con su hijo

Patricia todavía ejerce durante algunos meses más pero el día que empieza su curso en APRAMP es cuando pone fin definitivamente a su odisea. “Yo veía un futuro muy negro, muy triste… ¿qué le voy a decir a mi hijo cuando sea mayor y me pregunte en qué trabajo?”. El día que se lo comunica a su madre, ésta la echa de casa con su bebé y Patricia entra en una profunda depresión.