Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María: "Mis padres nunca se ocuparon de mí"

María vivía en una ciudad pequeña de Rumania. Era hija única, pero nunca conectó con sus padres ni vivió con ellos. Como no tenían casa, la dejaron con sus abuelos después de nacer, de los que siempre recibió mucho cariño: "Mis padres nunca se ocuparon de mí… Siempre me he criado con mis abuelos". Su abuela estaba muy pendiente de ella, la protegía mucho, la cuidaba. Cuando murieron, María tenía 20 años: "Me quedó un terrible vacío, algo murió en mí para siempre". Al quedarse sola, la joven tuvo que mudarse a casa de sus padres, pero estos no la prestaban atención y ella hacía lo que le daba la gana en todo momento.