Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

María: "Terminé haciendo lo que él me pedía"

En su proceso de anulación, el 'lover-boy' trata de confundirla. Le asegura que ella no está encerrada, que puede irse cuando quiera y para demostrárselo, le muestra las llaves y le dice que puede salir. Pero la verdad es que, cuando ella busca esas llaves, nunca están en su sitio. "Me pegaba, mucho, todavía siento el palo de madera en la espalda. También me forzó, me violó, fue terrible", asegura María al recordar cómo empezó su tortura.

El 'lover-boy' se tomó un periodo de 3-4 meses para aleccionarla y conseguir que no se escapase e ir convenciéndola para que vendiese su cuerpo. El primer cliente fue un hombre que la reconoció, un amigo de su abuelo. Se encerró con él en la habitación y hablaron. El señor la quiso respetar y ambos se pusieron de acuerdo y quedaron en disimular. Luego tuvo que atender a dos clientes, con los que sí fue explotada sexualmente. "Terminé haciendo lo que él me pedía, estaba harta. Pero tenía tanto, tanto, tanto miedo… Eeres una marioneta que para sobrevivir te abandonas a lo que quiera…", cuenta con auténtico terror.