Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elisa tuvo que mentir a su familia para protegerles de las amenazas de sus captores

Los captores de Elisa le dejaron hablar con su familia tras varias semanas ejerciendo la prostitución sin cobrar un centavo. Pero la llamada fue controlada y vigilada para que no diese señas de dónde se encontraba retenida.