Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elisa llega a España: “Esperaba que me dieran el trabajo que me habían prometido”

El hombre en posesión de su pasaporte le enseñó a Elisa su visa, el billete de avión y sus documentos pero le pidió que se acostara con ella: “Y yo accedí, me trató como a una prostituta más que estaban allí en su piso”. “Él me preparó, me envió a la peluquería para que yo pudiera viajar con otro chico, para que pareceríamos pareja sin levantar sospecha. En ese momento me sentía libre, no me quería ni acordar de todo lo que había pasado anteriormente. Quería empezar una nueva vida”. Al llegar a España la metieron en un piso y el que las había llevado nunca volvió. Esos pisos se llaman “pisos limpieza”, para asegurar que la policía no está siguiendo a la víctima. “Yo esperaba que alguien me diera el trabajo que me habían prometido”, contaba Elisa. Una vez en España acudió a un centro en Tomelloso: “Volví a lo mismo”.