Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olga: "La policía vino al local y yo les pedí ayuda mediante gestos"

Olga está al borde del precipio. Ha sido golpeada sin piedad hasta ponerle al límite de lo que puede aguantar un cuerpo humano. Pero Olga no quiere resignarse y aprovecha su última oportunidad para recuperar la libertad. "La policía vino al local buscando droga y armas, pero yo me enganché a una mujer policía, me quité la ropa para que me viera los golpes que tenía y le pedía ayuda mediante gestos", nos describe cómo logró salir de ese infierno.