Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Olga llamó a su hermana desde el teléfono móvil de un cliente

Pese a estar secuestrada, ser golpeada y explotada sxualmente, Olga no está dispuesta a ceder. Su caracter rebelde no le permite doblegarse ni resignarse. Está en una auténcica cárcel y quiere escaparse, pero su única opción es recurrir a los hombres con los que se ve fozada a mantener relaciones. "Le pedí un móvil a uno de los hombres que venían al prostíbulo. Conseguí llamar a Rusia y hablar con mi hermana, pero la llamada se cortó rápidamente", nos cuenta Olga su primer intento de recuperar la libertad.