Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Mercedes Milá, sobre la Cienciología: "Es una idea genial para sacar pasta"

La presentadora saca sus conclusiones personales después de entrar en la Iglesia de la Cienciología, conocer sus idearios, sus métodos y escuchar el testimonio de personas a favor y en contra de la organización.

Después de pensar que iba a entrar en el Parlamento y confundirse con un puesto de la O.N.C.E, Mercedes Milá llega hasta la puerta de la Iglesia de la Cienciología, en el Barrio de las Letras de Madrid. Allí, una mujer, Lola, le ofrece hacerse un test de personalidad en la Iglesia y ella muestras su lado más drástico: "Nada puede estar más lejos de mí".
"¿Y llevas 19 años con esta gentuza? Le pregunta Mercedes a Lola, a quien Mercedes da una oportunidad de explicarse. "Su mirada era limpia, de buena gente", dice.
"A partir del momento en que dices, me pongo en nivel escucha, entra en juego la curiosidad y dices, a ver qué hay aquí". Para Mercedes, a la hora de escapar de los prejuicios, tiene que hacer un ejercicio de compresión y escucha.
Nada más entrar en el lujoso edificio, Iván Arjona, Presidente de la Cienciología en España, se acerca a Milá. "Lo primero que pienso es vaya corbata tan horrorosa que lleva", cuenta Mercedes. Y se lo dice. La impresión de Mercedes es que Iván es un hombre afable: "Me fijo en la corbata y en su sonrisa".
LA CIENCIOLOGÍA Y SU CREDO
"Lo tienes difícil conmigo. Mi opinión de entrada es me doy media vuelta y me voy", dice Mercedes, que le da el beneficio de la duda al Presidente, al que le pregunta por el credo de su religión.
"Nuestro Dios es bastante personal, no tenemos un dogma sobre Dios. Cienciología va sobre uno mismo, sobre cómo se maneja en la vida y una vez tiene eso controlado ya piensa en el más allá”, dice Arjona.
MERCEDES HACE EL EL FAMOSO TEST DE LA CIENCIOLOGÍA
Antes de entrar en la Cienciología, los creyentes deben hacer un test gratuito de 200 preguntas personales. "Considero que hacer 200 preguntas es entrar en la intimidad de una persona y yo aquí vengo a escuchar y no a dar información" le adelanta Mercedes a Arjona. 
El test, que mide en una gráfica si eres depresivo, nervioso, irresponsable o inseguro, entre otros indicadores ha sido muy criticado por excienciólogos. "Me preocupa mucho que el test sea secreto porque una vez que lo haces te tienen fichado", dice Mercedes. Además, Mercedes no se cree que la iglesia se mantenga sólo con el dinero que sacan de los cursos y la venta de libros.
MERCEDES EMPIEZA A PERCIBIR "CIERTO ENGAÑO" EN LA AUDITACIÓN
Después de realizar el test, Milá pasa a la fase de la auditoría. "Se auditan empresas, eso de auditar personas me choca muchísima suena raro", dice la presentadora. La auditora, que lleva en la Cienciología 30 años, le explica en qué consiste esta sesión y cómo funciona el émetro, un aparato que detecta el impulsos del preconsciente antes de que el auditado responda.
Los cienciólogos se auditan periódicamente en un proceso ilimitado y costoso. Doce horas y media de auditación valen aproximadamente 1.100 euros. "Yo me he gastado dinero, pero no me arrepiento. La gente se compra coches, casas y ropa cara. Me siento libre", dice la auditora.
EL POLÉMICO PUENTE HACIA LA LIBERTAD DE RON HUBBARD
Ronald Hubbard, el fundador de la Cienciología, creó el 'El puente hacia la libertad total', una tabla con escalas en las que se va ascendiendo mediante los cursos. Según Milá, Hubbard lo hace todo "tan difícil de entender que al que se acerca a esta iglesia está en continúa tensión, de tengo que conseguirlo, tengo que subir de escalón".
Después de esto, Mercedes acude a un rito dominical que define como "una obra de teatro" y visita el despacho que la Iglesia reservado a su fundador, Ronald Hubbard. "Lo entendí todo cuando vi el despacho de Hubbard. Es lo más frío y lo más homenaje a un vacío que he visto en mi vida”. "Cuando una persona consigue que a su alrededor le hagan caso hasta tales extremo da muchísimo miedo", comenta sobre Hubbard.
LAS CRÍTICAS DE DOS EXCIENCIÓLOGOS
Después de visitar la Iglesia y hablar con varios trabajadores, Mercedes se pone en contacto con dos personas que salieron de la Cienciología. Se trata de Samantha y Peter. Samantha es la exmujer de Plácido Domingo Jr., estuvo 25 años en la Cienciología y salió hace cinco. Asegura que invirtió más de 500.000 dólares en la Iglesia y que se siente como "si hubiera vendido su alma al diablo". Por su parte, Peter pasó más de 21 años de su vida como cienciólogo y tiene un blog en el que denuncia su situación. "En ninguna otra religión te arruinan la vida de una manera tan absoluta, económica, emocional y personalmente", cuenta. 
LA CONCLUSIÓN FINAL DE MERCEDES MILÁ
"Yo no entraría en la Iglesias de la Cienciología ni pediría ayuda a la Iglesias de la Cienciología si lo necesitara. He escuchado, pero por desgracia me quedo con las sospechas y las certezas que tenía antes de entrar, que era "aquí hay muchas cosas que no me gustan.
Por otra parte, trato siempre de diferenciar entre personas e ideas y cualquier persona es libre de creer en algo y si ese algo le es útil, no hay nada más que decir. Los métodos sí son cuestionables en muchos momentos porque ahí sí que puedes decir que están utilizando mecanismos que son dañinos. Siempre te quedas con más dudas que al principio, pero tengo una certeza: No voy a buscar más información, ya he tenido suficiente".