Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Antonio: "Me enfrenté a los ladrones de aceitunas y acabé en el hospital"

A diferencia de Andalucía, en Extremadura los campos de olivar son mucho más pequeños, pero no por ello dejan de ser objeto de los ladrones de aceituna. Es más, aquí las mafias del oro líquido golpean de lleno la economía de muchas familias de agricultores que han decidido organizarse para patrullar sus propios olivares y tratar de ahuyendar a los ladrones.