Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Okupas’, ácido en los coches, plagas de palomas y prostíbulos en viviendas: ¿quiénes son los vecinos conflictivos en España?

‘En el punto de mira’ se hace eco de unos de los grandes problemas de grandes y pequeñas localidades: los conflictos vecinales. Desde la ley que imponen los ‘okupas’, a los conflictos familiares que acaban pagando el resto de vecinos, los ‘invasores’ que terminan siendo víctimas o las plagas de palomas provocadas, a los edificios convertidos en prostíbulos, uno de ellos vinculado presuntamente a la familia Franco. Todos estos problemas tienen en jaque a muchas personas que viven día a día con miedo pero, ¿se pueden solucionar con mediadores o llegando a los juzgados? ‘En el punto de mira’ ha investigado a fondo varios casos y las conclusiones son variopintas…

'En el punto de mira' se ha trasladado hasta 'La Moneda', uno de los barrios de la localidad de Dos Hermanas, donde hay un conflicto vecinal entre 'okupas' y vecinos antiguos. El reportero ha animado a ambas partes a tener un cara a cara e intentar solucionar sus problemas a través del diálogo y, aunque hemos podido asistir a varios momentos de tensión al acusar a los 'okupas' de ser violentos o traficar con drogas y las diferencias entre unos y otros los separa bastante, finalmente parece que ambas partes se han mostrado dispuestas a dialogar.
En busca de una solución que, junto con el diálogo, acabe con el problema Luis Troya ha preguntado al alcalde de Dos Hermanas, Francisco Toscano, sobre el conflicto y la respuesta es bastante sorprendente: "Puede haber algunos problemas puntuales, pero no se pueden magnificar ni se puede descalificar a toda una barriada". Para el alcalde la investigación del programa había sacado de contexto lo que sucede en 'La Moneda', tanto que cuando Troya le ha preguntado por la solución ha llegado a afirmar que ya no es que el problema sea puntual, sino que no lo hay: "Para solucionar un problema, debe existir".
No es el único conflicto vecinal del que ha sido testigo ‘En el punto de mira’. Un problema familiar tiene en jaque a una comunidad de vecinos del Barrio de Hortaleza, en Madrid. La vecina conflictiva, pillada in fraganti por sus vecinos, rociaba los coches con ácido y corría la voz, acusaba y animaba a los afectados a denunciar a su hermano y a su madre. Tras ser pillada, la tensión ha aumentado hasta el punto que provoca a los vecinos y les graba para poder denunciarles.
Mireia Llinares, reportera de 'En el punto de mira', ha hablado con el hermano y principal afectado por el comportamiento de la vecina conflictiva que rociaba ácido en el coche de sus vecinos e inculpaba a su hermano y a su madre. Destrozado, nos ha contado que no va a ceder, ya que para él su madre, que sufre Alzheimer, es lo primero: "Quiere hacerle la vida imposible a mi madre y que yo me vaya". Además, le hemos acompañado a uno de los juicios que tiene con su hermana, que a la salida del juzgado se ha encarado con el cámara del programa y ha huido sin dar declaraciones.
En muchas ocasiones y para agilizar los procesos judiciales se recurre a la figura del mediador pero, ¿qué son y qué papel tienen en un conflicto vecinal? 'En el punto de mira' habla con Elena y Mercedes, expertas en el tema, que nos lo cuentan: "La mediación se define como un método alternativo para la resolución de conflictos, y decimos alternativo porque lo es respecto a los métodos tradicionales como pueden ser el judicial o el arbitraje".
Una comunidad de vecinos del barrio de Moratalaz, en Madrid, se ha puesto en contacto con 'En el punto de mira' para denunciar la situación que viven: una vecina da de comer a las palomas, algo que está prohibido, y ha provocado una plaga. La reportera Mireia Llinares ha intentado hablar con ella, pero ha sido en vano, ya que lo único que ha recibido por parte de esta vecina conflictiva han sido insultos: "tonta", "idiota", "mamaracha"...
El programa ha hablado con un experto en plagas para averiguar si la situación de una comunidad de vecinos del barrio de Moratalaz en Madrid, expuestos a una plaga de palomas, están en peligro. Según la opinión del experto, así es: "Las palomas pueden transmitir hasta 60 tipos de enfermedades". Por este motivo, nuestra reportera Mireia Llinares se ha entrevistado Pablo Carmona, concejal de Moratalaz, para buscar una solución a este problema. Tras hablar con la reportera y con los vecinos se ha comprometido a estudiar la retirada de las palomas de forma definitiva en la zona afectada.
Por último, hemos sido testigos también de otro gran problema para muchos vecinos: los prostíbulos. En el madrileño barrio de Legazpi el conflicto no lo causa un vecino, sino un edificio. Un vecino ha denunciado que en dos bloques de la zona hay un tráfico incesante de hombres que visitan a unas mujeres que se pueden ver a través de las ventanas de dichos edificios. Hay hasta un 'relaciones públicas' dando propaganda e invitando a los viandantes a subir.
Ante tal situación, muchos vecinos ya no pueden más: además de ver cosas que no les gustaría ver a través de las ventanas, tienen miedo a las represalias si denuncian, ya que creen que se trata de una mafia que tiene alquilados los edificios y añade uno de los vecinos entrevistados: "Por lo que sabemos pertenece a una sociedad que pertenece a la familia Franco".El programa ha consultado el Registro de la Propiedad y todos los pisos de uno de los edificios están al nombre de una misma empresa y al comprobar quiénes están al frente encontramos dos nombres, el de una nieta de Franco y el de su marido. El programa ha intentado ponerse en contacto con dicha empresa, pero no ha obtenido respuesta.