Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuál es el principal foco de comida tóxica? ‘En el punto de mira’ lo investiga

‘En el punto de mira’ pone el foco en la comida tóxica. Cada año, 8.000 personas sufren una intoxicación alimentaria en España, pero ¿cuál es el principal foco de estas intoxicaciones? La contaminación puede producirse tanto en bares y restaurantes como en almacenes e incluso hospitales. Además, el equipo también investigará el ‘boom’ de las proteínas. Se utilizan tanto para ganar músculo como para adelgazar, pero ¿pueden ser peligrosas para nuestro organismo?

Los españoles somos los europeos que más tiempo pasamos en los bares y cada año 8.000 personas sufren intoxicaciones alimentarias. La falta de higiene y la mala manipulación de los alimentos son el principal problema de bares y restaurantes. En más del 20% se encuentran irregularidades que en ocasiones acaban con el cierre de estos locales.
‘En el punto de mira’ acompaña a la Policía y a los inspectores de sanidad a un local de Barcelona para inspeccionar sus condiciones de higiene. En el almacén, las botellas de bebidas comparten espacio con mantas, juguetes, un futbolín y demás objetos que hacen que se parezca más a un trastero. Sin embargo, lo peor está en la cocina: cuatro patas de jamón rodeadas de basura, alimentos por el suelo, grasa acumulada e incluso cucarachas. Además, no tiene lavavajillas para desinfectar los utensilios de cocina. El local incumple tantas normas de higiene que la Policía ordena su cierre inmediato como medida cautelar.
Su imagen contrasta con la de la cocina de Juanjo López, un reputado cocinero de Madrid.  El chef no tiene ningún problema en enseñar la cocina de su restaurante. Cumple todos los requisitos de higiene y hasta tiene contratado un sistema de autocontrol para verificar periódicamente que todo esta en buenas condiciones. Para él, este tipo de sistema es, más que un gasto, una inversión porque te ahorra muchos disgustos.
La lucha contra la comida tóxica llega hasta la Guardia Civil que intenta atajarla ante de que llegue al consumidor. ‘En el punto de mira’ acompaña a los agentes a la inspección de un almacén que distribuye a tiendas y restaurantes asiáticos de toda España. La primera infracción con la que se encuentran son los huevos de pato. Un manjar para los asiáticos que consiste en dejar que se pudran los huevos para después comérselos. En Europa están totalmente prohibidos por una alerta de gripe aviar pero en muchos almacenes como este los siguen distribuyendo.
Además, de este tipo de productos prohibidos, las principales infracciones que cometen este tipo de almacenes son los productos de contrabando, sin etiquetar y caducados. Esto significa que por esos alimentos no se han pagado impuestos y, además, no han pasado ningún tipo de control sanitario.
La comida tóxica no solo está presente en bares y restaurantes sino que también ha llegado a las cocinas de algunos hospitales. Concretamente al del hospital público más importante de Algeciras. ‘En el punto de mira’ habla con Francisco Soler. Su hija de tres años fue ingresada en este hospital por un problema estomacal y en el menú encontró una cucaracha en el caldo del estofado y otro bicho en el plato de bacalao. Desde la dirección le dijeron que podía ser algún trozo de cebolla de frita, pero Francisco todavía espera una explicación qué no ha llegado.
El ‘boom’ de las proteínas: ¿Pueden ser peligrosas para nuestro organismo?
Las proteínas han revolucionado los gimnasios y las dietas de adelgazamiento en nuestro país, tanto que se ha convertido en un negocio multimillonario que movió el año pasado 59 millones de euros. Aprovechando este volumen de ventas, muchas empresas estafan al consumidor mezclando las proteínas con otros productos mucho más baratos que consiguen, incluso, el efecto contrario al deseado.
La tan actual dieta de las proteínas se basa en la cetosis para conseguir que el paciente adelgace muchos kilos en un corto periodo de tiempo. Este estado consiste en que al aumentar la ingesta de proteínas y reducir al mínimo los hidratos, el organismo reacciona obteniendo energía de nuestras reservas de grasa. Un cambio de metabolismo que para Clotilde Vázquez,  jefa de Endocrinología y Nutrición de la Fundación Jiménez Díaz, es peligroso y no tan eficaz ya que “se pierde más músculo y ayuda a ganar grasa”.
Charo Reina fue una de las que ‘cayó’ en esta dieta. Aunque perdió 12 kilos en muy poco tiempo, decidió dejarla porque tenía muchos dolores de cabeza y no dormía bien, y fue entonces cuando engordó 24 kilos. Agustí Molins es uno de los precursores de esta dieta en España. Aunque afirma que en las primeras 24 o 48 horas el paciente puede sufrir náuseas, dolor de cabeza o puede llegar a vomitar, asegura que con su método ocurre muy rara vez. Sin embargo declara que si se hace sin supervisión, el riesgo está asegurado y podría llevar, incluso a la muerte.