Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cuánto dinero puede llegar a ahorrarse un okupa de lujo?

'En el punto de mira' analiza la situación de los okupas en España, la cantidad de euros que no pagan al no tener viviendas en propiedad, los trámites legales que existen para acabar con esta situación y los perfiles de la gente que vive en casas ajenas. Por otra parte, se sube al autobús de 'Hazte Oír', habla con su presidente y descubre cómo se trata la transexualidad en los colegios.

Existen distintos tipos de okupas y uno de ellos son los que se conocen bajo el nombre de "okupas de lujo". Esta gente escoge viviendas de alto nivel, como casas en primera línea de playa o chalets en la Sierra de Madrid, por las que no pagan nada y conviven como si fuese de su propiedad. El broker inmobiliario, Andrés Martín, realiza un estudio de la cantidad de gastos que se reducen al no hacerse cargo de los gastos de la vivienda. Inmuebles que se vendieron, en su día, por más de quinientos mil euros suman una cuota de dos mil euros al mes entre agua, luz, mantenimiento, gas e hipoteca.
El perfil de los okupas es muy variado. Aunque casi todos trabajan y si no lo hacen, reconocen que tienen viviendas en posesión. Este es el caso de una de las entrevistas del programa, que cuenta cómo ella tiene en propiedad más de dos casas pero que prefiere quedarse cobrando el alquiler y pagando su hipoteca. Tras su divorcio, decidió usurpar una casa mientras tenía inquilinos en las suyas. Ni siquiera se hacen cargo de los gastos, ya que se dedican a robar la luz y el agua de los propietarios o inquilinos vecinos. Ellos se quejan de esta situación y enseñan facturas que elevan su gastos mensuales a más de mil tres cientos euros. 
Las zonas escogidas por los okupas están muy meditadas. En algunos casos, antes de entrar en las viviendas, aparece un cartel en el que se puede leer perfecta que, legalmente, la policía no puede irrumpir a menos que tenga una orden de desalojo. Esto hace que el proceso legal para recuperar un inmueble que ha sido ocupada sea largo, existen casos en los que los ocupas llevan en el mismo sitio más de dos años. El programa habla con unos chicos que se enfrentan a un juicio rápido.
La sentencia no imputa a todos los inquilinos y la sanción para aquellos que son considerados culpables, es una multa de ciento ochenta euros y la orden de abandonar el lugar en el que están. Cuando han pasado cuarenta y ocho horas desde que una casa ha sido ocupada y se ha cambiado el bombín, se convierte en una vivienda. Esto es lo que uno de los entrevistados explica y cuenta que en estos casos ya no hay usurpación.

El programa también siguió de cerca al autobús naranja de 'Hazte oír'. Su presidente, Ignacio Arsuaga, habla con el reportero de 'En el Punto de Mira' y le confiesa que no pretende formar parte de la política. Además, explica cuánto dinero ha costado la campaña publicitaria de Nueva york y explica de dónde vienen los fondos que financian esta plataforma. Dentro del vehículo, que no consiguió llenarse en su visita a la gran manzana, se encontraba Gregori Merch el directo de Citizen Go en Estados Unidos. Citizen Go es una empresa creada por Arsuaga que se vende como un lobby y que presume de la influencia que tiene en distintos países.
 
Otro de los temas que más preocupa a 'Hazte Oír' es la educación. Desde la plataforma reconocen que la educación adoctrina sexualmente a los niños. Para combatir esto, han creado un manual en el que explican hasta qué punto dañan algunos dibujos, ilustraciones y cuentos a la hora de aceptar la transexualidad de las personas. El catálogo lo mandan a domicilio y aprovechan para pedir un donativo y lo envían a cualquier parte de España. En algunos colegios, los padres se quejan porque se les de voz a esta organización y 'En el punto de mira' habla con una de las subdirectoras que ha sido criticada por poner tratar el tema en las aulas. 
Además, la portada de este documento tiene mensajes ocultos en el que a través de una imagen intentan concienciar al sistema educativo para que ponga en práctica los puntos de los que se hablan en el manual de 'Hazte Oír' sobre la transexualidad.