Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Turistas británicos ‘En el punto de mira’: reclaman intoxicaciones alimentarias sin necesidad de informes médicos

Las falsas reclamaciones de los turistas británicos en nuestro país se disparan. Algunos turistas están bajo sospecha  por inventarse intoxicaciones alimentarias en el hotel y reclamar el dinero de sus vacaciones. Los hoteles españoles denuncian pérdidas de 50 millones de euros. ¿Que negocio se esconde detrás de las falsas reclamaciones?

Nuestra compañera Rebeca se hace pasar por una turista inglesa que estuvo España y supuestamente sufrió una intoxicación alimentaria. Va a varios bufetes de abogados para poner la reclamación y en ninguno de ellos le piden el informe médico para probar que estuvo mala. En uno de ellos no le piden ni la reserva del hotel y le aclaran qué puede ganar entre 1.800 y 2.400 euros.
Algunos despachos de abogados de Reino Unido han convertido las reclamaciones vacacionales en su principal negocio. La mayoría de ellos, incluso, ofrecen una guía de posibles enfermedades que se pueden contraer en nuestro país. Recomiendan a los turistas que solo beben agua embotellada y les alertan de que las intoxicaciones pueden provocarles salmonella y e. coli. Además, dicen que España es el primer país del mundo donde se producen la mayoría de las enfermedades gastrointestinales, que hay poca higiene y no hay desinfectantes.  
‘En el punto de mira’ habla con el director de un centro médico de Tenerife para comprobar si los casos por intoxicación alimentaria son tan comunes como los turistas británicos dicen. Julio Márquez explica que este tipo de enfermedades son de declaración obligatoria a las autoridades sanitarias y que cuando hay un repunte, Salud Pública se pone en contacto para investigar qué ha sucedido. Algo que no se ha producido hasta el momento.
Varios medios ingleses y también españoles se hicieron eco de una ambulancia que animaba a los turistas británicos a reclamar por supuestas intoxicaciones alimentarias. El equipo de ‘En el punto de mira’ no consiguió ver la ambulancia en pleno trabajo pero sí logró hablar con el conductor de la misma. Según los hoteleros y la gente de la zona, la ambulancia servía de agencia de captación para los despachos de abogados que se dedican a poner falsas reclamaciones. El señor Holland, conductor de la ambulancia, asegura que no reclutaba turistas y que la empresa no le pagó nada.
Ramón Estalella, de la Patronal hotelera, explica qué deben ser los hoteleros los que deben probar que no le han hecho ningún daño durante sus vacaciones a los turistas, en vez de que los turistas prueben que han estado malos. Aunque han anunciado que no pagarán ni una reclamación falsa más, por el momento ya se han pagado más de 100 millones de euros.
Después de viajar hasta Inglaterra e intentar hablar con uno de los despachos de abogados que más reclamaciones vacacionales tramita, ‘En el punto de mira’ logra hacer una videoconferencia con el responsable del mismo. Richard explica que su despecho recibe unas 50.000 solicitudes pero solo sigue adelante con 10.000. Se defiende diciendo que no son ese tipo de compañías que van buscando clientes y qué les hacen preguntas de todo tipo sobre su enfermedad. Buscan,a demás, casos la semana de antes y la de después y si el cliente les convence, siguen con la tramitación.  
Lo mejor de 'En el punto de mira': Denominaciones de origen