Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Situaciones desesperadas requieren mudanzas disparatadas en ‘El Xef’

Situaciones desesperadas requieren mudanzas disparatadas, esta semana en ‘El Xef’cuatro.com

La tensión aumenta este domingo a partir de las 21.30 horas y el tiempo del xef corre en su contra. Los problemas con los proveedores preocupan cada vez más a Dabiz Muñoz y la solución “a lo Paco Martínez Soria” que le propone Manu no le convence.

El Xef no se ve metiendo productos en la maleta cada vez que viaje a Londres. Si no pueden llevarse los ingredientes, alguien tendrá que ir allí para buscarlos. El domingo 9 de abril Cuatro prepara el equipaje para continuar descubriendo todos los secretos y la locura del mundo de ‘El Xef’.
 
Manu, la mano derecha del Dabiz Muñoz desde hace años, amanece en su nuevo piso londinense. En España ha dejado a su mujer y sus amigos para darlo todo por el éxito del StreetXO. Pero los problemillas con el idioma y el papeleo al que no está acostumbrado le superan. Tampoco encuentra remedio a la falta de proveedores y sus soluciones no acaban de gustar a nadie. El Xef se niega a llevar desde España más productos de los necesarios. Pero Dabiz Muñoz encuentra soluciones para todo.

A pesar de todos los problemas con los proveedores y su intenso día a día, logra sacar tiempo para disfrutar de la noche londinense con sus compañeros, Manu y Pablo. Los tres continúan probando la gastronomía local y recorriendo algunos de los restaurantes más míticos de la ciudad, como el Simpson’s. 
El Xef se enfrenta a un nuevo desafío
La filosofía de Dabiz parece que funciona, entrenar el tesón como se entrena una carrera: sin descanso, sin excusas, llegando a la meta siempre. Es tan testarudo entre fogones como en la pista y su entrenador lo sabe, por eso confía en que logre superar el reto que se ha propuesto: bajar de las 3 horas en la próxima maratón de Chicago. El Xef se prepara para comerse el mundo, pero esta vez a golpe de zapatilla.