Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los nueve participantes de 'El método Osmin' no podrán tener sexo durante 30 días

Ha forjado su propio método aplicando los conocimientos de sus años de formación militar; sus entrenamientos se realizan en la calle, utilizando elementos del mobiliario urbano como material deportivo; y exige a sus 'discípulos' un compromiso total con sus reglas, que incluyen un completo programa de ejercicios y una estricta dieta a base de pescado, agua y ensalada. Osmin Hernández es riguroso con sus normas y efectivo con sus objetivos: mejorar en 30 días la forma física y la autoestima de los nueve participantes de 'El método Osmin', nuevo programa de coach físico que Cuatro estrena este viernes, a partir de las 22:30 horas.

Una empresaria apasionada de la moda que está descontenta con su aspecto; un hombre recién separado que quiere recuperar su autoestima y encontrar pareja; un ama de casa aficionada a los dulces que no quiere frustrarse cuando es rechazada por su imagen al buscar trabajo; un militar que desea mejorar su preparación física; una pareja gay que busca ser portada de revista; un aficionado a los videojuegos que lleva cinco años sin hacer deporte; una mujer con sobrepeso con muchos complejos; y un opositor a Policía Nacional: estos son los nueve voluntarios que han sido elegidos en un casting al que se presentaron más de 3.000 candidatos y que se someterán al método de Osmin Hernández, conocido popularmente como el 'entrenador de las estrellas' tras haber puesto en forma a celebrities como Madonna, Matt Damon o Mickey Rourke.
Cada entrega del programa, que Cuatro produce en colaboración con La Competencia TV, será autoconclusiva, se centrará en un único caso y mostrará la espectacular evolución de cada participante. ¿Conseguirán todos su objetivo final o alguno tirará la toalla, dándose por vencido? Osmin hará todo lo necesario para que ninguno de ellos baje la guardia y siga su preparación a rajatabla.
Tres reglas básicas
-La calle es tu gimnasio. Realizarán ejercicios con cualquier objeto del mobiliario urbano, elemento o lugar que encuentren en la calle: bancos, parques, árboles, parterres, coches, conos de señalización o escaleras, entre otros.

-Pescado, agua y ensalada. Será una de las reglas básicas más difíciles de cumplir, pues su dieta girará durante 30 días en torno a estos tres alimentos. Para Osmin esta rutina es innegociable, ya que con ella los voluntarios quemarán su grasa corporal y eliminarán toxinas para limpiar su organismo. La dieta ayudará a que los participantes empiecen de cero y hará más fácil su puesta a punto.

-Nada de sexo durante 30 días. Bajo ningún concepto. De ningún tipo. Nada de nada. Osmin Hernández cree que el sexo solamente les hará perder fuerzas y no rendir al 100% durante su entrenamiento.
Conoce a los participantes
MDSPGL20140109_0003
La dinámica

Cada edición de 'El método Osmin' se iniciará con la llegada del entrenador cubano a la casa o el centro de trabajo de cada participante y allí mismo comenzará su programa de ejercicios, que continuarán a lo largo de un mes en distintas localizaciones urbanas.

Osmin contará con la complicidad y colaboración de familiares y amigos de cada 'alumno' para que trabajen en su ausencia como 'agentes especiales' y le revelen si está siguiendo las pautas del método o si, por el contrario, está haciendo caso omiso de alguna regla.

En cada episodio, Osmin concederá un día libre para que su 'discípulo' haga lo que quiera, rompiendo la rutina del entrenamiento, siempre y cuando no se salte ninguna de las tres reglas básicas del método. Y si el protagonista cae en alguna 'tentación', impondrá una 'sanción' proporcional al tipo de infracción. Una de los peores será tener que convivir durante 24 horas con el estricto Osmin, siempre riguroso con sus objetivos.

El preparador también realizará visitas sorpresa a las casas de los participantes para detectar posibles negligencias en el método acompañado de Osmincito, un mono que detecta mediante el olfato cualquier cosa que se le haya podido pasar por alto a Osmin.

Además, cada uno de los participantes dispondrá de su propia cámara de vídeo para expresar su estado de ánimo, sus sentimientos y opiniones sobre sus entrenamientos. Y al final de cada entrega, el programa reunirá a las personas del entorno más allegado del protagonista para mostrar los resultados de su espectacular cambio físico.
La revolución en las calles

El equipo de 'El método Osmin' ha hecho gala del lema de su creador, 'la calle es mi gimnasio', y ha grabado en la vía pública todos y cada uno de los entrenamientos de los participantes, que han realizado los ejercicios propuestos por Osmin en lugares tan dispares como aparcamientos, desguaces de coches, obras, parajes abandonados, localizaciones emblemáticos de Madrid como la Puerta del Sol, la Plaza de Oriente o la Plaza Mayo e incluso en un geriátrico. Cientos de transeúntes han sido testigos de los ejercicios planteados por 'el entrenador de hierro' y sus sufridos 'discípulos'. Las cámaras del programa también han recogido las miradas de extrañeza de los viandantes, algún que otro sobresalto provocado por los gritos de Osmin y, sobre todo, su curiosidad al ver sus saltos de vallas, flexiones o  subidas y bajadas de escaleras.

Papeleras, marquesinas, carretillas, excavadoras o butacas de bar son solo algunos de los elementos que ha utilizado el preparador cubano en sus entrenamientos, que nunca están planificados. Lo único que el equipo del programa conoce de antemano es la localización a la que tienen que llevar a los participantes. Una vez que llega Osmin y comienza con su rutina de ejercicios cualquier cosa puede suceder, ya que improvisa e incorpora cualquier elemento que se encuentre durante el recorrido y considere interesante para hacer trabajar a los participantes.

Junto al equipo de dirección, técnico y de producción, el programa cuenta con un equipo médico compuesto por un doctor, un ATS y una ambulancia que acompañan a los protagonistas durante el recorrido.

En las grabaciones algunos miembros del equipo han sufrido lesiones debido a la dureza de los entrenamientos y a las dificultades con las que se encontraban en algunas de las localizaciones, ya que ellos han tenido que correr igual o más que los participantes para poder recoger todas sus reacciones. Durante los días de grabación del programa, se consumieron más de 3.000 litros de agua para paliar la sed del equipo y de los participantes.