Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El 'cuento chino' de Ricardo Darín

Trancas y Barrancas pusieron en apuros a Darín con un nuevo juego: "El Japuchino", en el que el actor tenía que averiguar si las personas que le mostraban eran chinas o japonesas. Y batió un récord absoluto de bolos en el Efecto Mariposa de Marron, haciendo un pleno de 360 bolos. Aquí puedes leer la entrevista íntegra.
Pablo: Estrenas una película que lo va a 'petar'. Ha sido un pelotazo en Argentina y en España se estrena en dos semanas. Creo que ha superado la taquilla de 'El secreto de sus ojos'.
Ricardo: No, la ha superado en la primera semana, pero 'El secreto de sus ojos' hizo un carrerón. El arranque de esta película nos ha sorprendido a todos. Tuvo una recepción y una convocatoria. La gente la recomendó a la gente que quería y no se la recomendó a la gente que no quería (risas), así que nos fue muy bien.
Pablo: Es una de las películas que primero te ríes mucho, después piensas mucho y por último, te apetece mucho decirle a la gente que la vea.
Ricardo: Eso es extraño
Pablo: Estoy deseando ver cómo haces esto: ¿Me podrías dcontar el argumento de la película? (Risas)
Ricardo: Bueno, es un tío que ha sido un poco golpeado, herido, dolorido y que ha cortado lazos con la comunidad. No tiene buenos vínculos con casi nadie. Está atrincherado por un dolor lejano del pasado. Es un tío que tiene pocas pulgas y de pronto aparece en su vida un muchacho chino, golpeado también, no habla una sola palabra en castellano y lo único que tiene es un tatuaje aquí en el brazo con una dirección en argentina. Mi personaje intentan ayudarle a ubicar a ese tío, que en chino tengo entendido que se dice "tapuo". Así es como este pobre hombre con su temperamento trata de salir adelante y no lo consigue.
Pablo: No quiero contar mucho de la película, pero quiero explicar el principio: El chino está con una china en una barca y de repente cae una vaca del cielo y mata a la china.
Ricardo: Así es, aunque parezca imposible así es. Y eso está basado en una noticia real, verídica.
Pablo: ¿No fue que el guionista tomaba unas setas por la noche?
Ricardo: También es probable, pero sé que él se basó en una noticia real. No fue en China, creo que fue en Japón. Una vaca cayó del cielo y hundió un barco pesquero.
Pablo: Yo te tengo mucha fe, Ricardo, pero, ¿cómo que una vaca cayó del cielo y hundió un barco?
Ricardo: Es factible. No me gustaría tener que explicarlo aquí porque voy a desvelar el argumento de la película, pero puedo sugerir algo. En realidad no es una vaca que vuela y va por el cielo, sino una de las vacas que iba en un avión carguero.
Pablo: Y cayó... o la tiraron. A ver, no penséis mal, le pusieron paracaídas, pero como las vacas no tiene pulgar para tirar de la anilla. (risas)
Ricardo: Exactamente
Pablo: Dicen que una película es buena si responde a una pregunta- ¿Cuál es la reflexión que hay detrás de un cuento chino?
Ricardo: Sería un poco pretencioso pedir que haya una reflexión profunda, pero me parece que humildemente trabaja en la línea de la tolerancia y de la intolerancia entre los seres humanos. Al revés de lo que suele ocurrir entre un hombre mayor y un chaval. En este caso, el chaval, que es el chino, es el que termina modificando de alguna manera la vida de este hombre tan enfadado que me toca interpretar.
Pablo: Tu personaje está siempre enfadado porque no está el número de clavos que dicen que hay en las bolsas.
Ricardo: Lo que pasa es que no soporta que le engañen. Si la caja de tornillos dice 350, debe haber 350 tornillos en la caja, no 346. Esa es la realidad.
Pablo: ¿Has aprendido mucho de los chinos?
Ricardo: Palabras sueltas, algunos conceptos y algún intercambio cultural que afortunadamente me favoreció más a mí que al actor chino.
Pablo: Me han dicho que la gestualidad es totalmente distinta entre los occidentales y los chinos.
Ricardo: No sé si totalmente, pero sí hay algunas cosas en las que los occidentales estamos totalmente confiados que son de código universal y no es así. Esto (hace el gesto Copn el dedo) que con nosotros significa ven para aquí, en China no quiere decir para nada eso, quiere decir una cosas muy distinta o directamente nada. Si le haces eso a un chino, a lo mejor te comes un sopapo.