Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alaska y Mario se 'supersinceran' en El Hormiguero

Alaska y Mario Vaquerizo pasaron por El Hormiguero un día antes de casarse por televisión. Además de quedar en una posición muy alta en el ranking de invitados canallas, cantaron y actuaron en el musical de Ghost que el equipo de El Hormiguero tenía preparado.
Además, Mario Vaquerizo nos contó su teoría sobre la cirugía estéticay casi le quita el puesto a Elsa Punset, que vino a contarnos los trucos para mantener la felicidad en una pareja. Alaska, además nos contó cómo el éxito del docu-reality "Alaska y Mario, de la MTV les ha cambiado la vida. Repasa aquí lo mejor de la entrevista:
Pablo: Os quiero dar la enhorabuena porque creo sois los que que habéis animado la TDT. Así de claro.
Mario: Muchas gracias
Alaska: A nosotros nos divertía mucho la idea y estábamos seguros de que iba a quedar bien, pero no nos imaginábamos que a alguien más que a nosotros le iba a interesar nuestra propia vida.
Pablo: Es fantástico porque hay un nivel desconocido, pero por otra parte curiosísimo. Se os puede ver hacer la compra, vais a la pelu, las fiestas con vuestros amigos. Y además, Alaska, hemos descubierto a Mario.
Alaska: Ya, yo no (risas)
Mario: Es que ella me descubrió hace 12 años.
Alaska: Para los amigos no parece una rareza porque lo ven tal como es. Es verdad que esa imagen tuya no...
Mario: La verdad es que no, pero yo estoy encantado. Es siempre mejor que te digan cosas bonitas a que te insulten por la calle. A mí, a partir de este reality, la gente me dice cosas más bonitas por la calle. Al principio no se atrevían a decirme nada y ahora me dicen "qué grande eres, tío", "cómo molas". Es muy bonito. Además, como yo vivo en la Gran Vía y al ir paseando hacia mi despacho, que está en la calle Monterra, donde las lumis, así voy midiendo quién me conoce y quien no. Así cuando llego a casa digo: "Me han reconocido 6 personas", a partir del reality me conocen como 50.000. Para un enfermo de la popularidad, como yo, siempre se agradece.
Pablo: Mario, eres muy perfeccionista y quieres que te metan los pómulos
Mario: No meter, no, quitar. Y no son pómulos. Es decir, yo lo que quiero es marcar pómulos y lo que quiero es que me quiten las bolas de bichat.
Pablo: ¿Cómo? Yo había entendido las bolas de billar y creo que eso no lo tenemos.
Mario: Bueno, depende de dónde.(risas)
Pablo: ¿Qué le pasa a tus pómulos? ¿Qué quieres que marquen más?
Mario: Sí, mucho más, yo abogo por la delgadez extrema y me gusta estar muy marcado y muy definido. Pero no solo en la cara, también en los brazos, en el pliegue inguinal, en los abdominales.
Pablo: ¿Te quieres estrechar las caderas?
Mario: Sí, pero no me ha dejado el doctor.
Alaska: Es que eso no existe
Mario: Bueno, nunca se sabe. En la edad media nadie decía que era posible volar y es posible volar.
Alaska: Pues consérvate vivo hasta que llegue la operación (risas)
Pablo: ¿Cómo te imaginas la operación de estrechez de cadera?
Mario: Bueno, me imagino que me meten en un quirófano, me dan un chute de anestesia, que es muy buena, y cuando me levanté estaré superdelgado y estupendo. Y ya está. (aplausos) [...] Mira, las personas sensatas se operan.
Pablo: Mario, cuéntanos cómo es esta teoría
Mario: No, cariño, vamos a ver. Si la ciencia avanza, todos tenemos que aprovecharnos de esos avances. Si quieres, claro. Y yo como quiero, aprovecharme de todo, pues a operarme también. De verdad, no hay que tener esa doble moral. Si todo sirve para que uno se sienta más feliz y mejor consigo mismo, pues te quitas todo o te pones todo.