Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Iván abre la puerta a la reconciliación con su madre

Tras varias semanas en 'El Campamento', Iván abre su corazón. El joven deja del lado el rencor y por primera vez se muestra frágil. Iván accede a leer la carta que le ha enviado su madre y, emocionado con las palabras que le ha escrito, Iván abre la puerta a la reconciliación.

Un nuevo Iván se abre paso entre el rencor. Poco a poco, el joven deja de lado su dolor y reconoce que echa de menos a su familia. Lentamente, Iván da pasos hacia un nuevo futuro en el que su madre forma parte de su vida.
Las duras jornadas de trabajo, las charlas del equipo de terapeutas y la soledad van pasando factura a un Iván que empieza a mostrar su lado más sensible y familiar.
En pocas semanas, el joven ha pasado del odio a abrir la puerta a la reconciliación. Iván se muestra dispuesto a perdonar y pasar página. La coraza con la que llegó al campamento se va resquebrajando, lo que le permite reflexionar sobre su comportamiento.
Iván se vuelve más participativo y comienza a dejar aflorar sus sentimientos, sus miedos y sus anhelos. El joven se siente capaz de afrontar nuevos retos e iniciar una nueva vida.
El bautismo acuático es el momento adecuado para marcar el punto de inflexión. Iván se lanza al agua para dejar en el fondo su pasado. Sin embargo, el miedo le puede y pese a sus reiterados intentos no es capaz de rescatar del fondo la carta de su madre. Es lo de menos. Por primera vez, Iván no se da por vencido y su esfuerzo es premiado por Pedro García Aguado.
El coach tiende la mano a Iván, que acepta la ayuda de sus compañeros. Manuel recoge su mensaje y ayuda a Iván a dar un importante paso en su carrera hacia un nuevo futuro.
Acompañado del grupo, Iván lee una carta de su familia y se emociona con el mensaje. Las sinceras palabras de su madre son bien recibidas por el joven, que, por primera vez, abre la puerta a la reconciliación.