Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alberto confiesa a su padre que es homosexual

Tras cinco años viviendo una doble vida, Alberto afronta sus miedos. Ayudado por Pedro García Aguado y el equipo de terapeutas, el joven da el primer paso para empezar de cero y deja atrás las mentiras y la frustración que le han llevado a ser violento. Angustiado, Alberto confiesa a Sonia que su padre tiene una imagen distorsianada de él y que le gustaría que supiera la verdad. Por sorpresa, Alberto se encuentra con su padre, al que confiesa que le gustan los chicos.

Alberto llegó al campamento sin saber cómo afrontar el miedo a confesar a su padre que es gay. Tras varios días y después de confesar a sus compañeros que jamás podría hacerlo, Sonia Cervantes realiza con él un ejercicio en el que Alberto se da cuenta de que no quiere que su padre vea un Alberto que no es real. 
Solo frente al espejo, Alberto ha recibido la inesperada visita de su padre. Inmediatamente, el joven ha roto a llorar y ha intentado confesar su secreto. "No sé como decírtelo. Siempre he tenido una cosa en la barriga", decía entre lágrimas. La tensión se ha hecho evidente en el rostro de Alberto, que ha sido apoyado por Pedro García Aguado en un momento tan duro.
Acompañado del coach, Alberto ha conseguido sincerarse con su padre. "Lo siento papá. Por eso he bebido. Era una vía de escape", ha dicho Alberto.
El padre de Alberto: "¿Eso era todo lo que tenías?"
Alberto ya no tiene miedo. La reacción de su padre le ha tranquilizado. Lejos de enfadarse y rechazarle, el padre del Alberto ha sorprendido a su hijo con una frase. "¿Eso era todo lo que tenías?", le ha dicho a su hijo, al que ha reprochado que no confiara en él. 
Aunque sorprendido con la noticia, el padre de Alberto se ha mostrado comprensivo y le ha transmitido a su hijo que no tiene motivos para preocuparse. "Tu madre, tu hermana y yo te apoyaremos. Siempre te voy a querer, eres mi hijo", le ha dicho a un emocionado Alberto, que por primera vez en mucho tiempo le ha dicho a su padre que le quiere.
Alberto, apoyado por sus compañeros
Más tranquilo, Alberto ha regresado al campamento, donde les ha explicado a sus compañeros que se había encontrado con su padre y le había confesado su homosexualidad. Como una piña, todos los chicos le han felicitado y han compartido con él su mejor momento desde que llegó al campamento.