Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Rosa, obligada a continuar trabajando como chica de compañía en el cabaret

Las normas de 'Dreamland' son muy claras: el aprendizaje en la escuela no se puede compaginar con ningún otro trabajo. Rosa, muy ilusionada con su nueva etapa, trata de dejar su trabajo en el cabaret. Pero la joven tiene una deuda con su jefa, por lo que llegan a un acuerdo: no bailará, pero tendrá que seguir manteniendo encuentros privados con los hombres que soliciten su compañía.