Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Diario De’ ayuda a la Policía a desmantelar varios talleres clandestinos

Trabajaban de sol a sol, comían en cuartuchos sin ninguna higiene y permanecían encerrados con llave durante toda la jornada. En este reportaje, Mercedes Milá y su equipo descubren las lamentables condiciones que tienen que soportar aquellos que se ven obligados a ser esclavos de la economía sumergida.

Diario de es testigo de como la Policía Nacional desmantela tres talleres textiles clandestinos en Madrid. La operación culminó con cuatro empresarios detenidos por un delito contra los derechos de los trabajadores y 12 empleados en situación irregular.
Nuestra investigación empezó meses antes.  Una de nuestras reporteras, haciéndose pasar por una persona que busca trabajo, se enteró de las condiciones laborales de estos talleres.  Nos ofrecen 700 euros al mes  por 50 horas de trabajo a la semana y sin contrato. No les preocupa si nos encontramos en situación ilegal en el país.
Los talleres clandestinos no se lo ponen nada fácil a los dueños de los talleres textiles legales. Es el caso de Maria José González, que no tiene reparos en culpar a las grandes empresas del sector por entrar en el juego: “No podemos competir con esos precios”.
La investigación policial
Diario de’ denunció  varios de estos talleres tras hablar con sus propietarios haciéndose pasar por empresarios. En el sótano de uno de estos locales los trabajadores chinos cosían en condiciones de semiesclavitud. 
Mercedes Milá ha hablado con Inspector de la Brigada de extranjería  encargado del caso. Nos confirma que los trabajadores  estaban encerrados bajo llave: “Si hubiera habido un incendio no hubieran podido ascender al piso superior”.
 En cuanto a las condiciones laborales, el oficial comenta que “algunos dicen que ganan  400 euros al mes, otros trabajan desde 30 céntimos la prenda elaborada”. La mayoría de  estas personas ni siquiera se consideran víctimas, ya que han trasladando aquí las condiciones laborales de sus países de origen: “No son conscientes de que los están explotando”.