Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El negocio de la compra-venta ilegal de armas, en 'Diario de a pie de calle'

Los reporteros de 'Diario de a pie de calle' investigan el mercado negro de la compra-venta ilegal de armas y demuestra lo fácil que es conseguir cualquier pistola. Además el equipo se trasladada al barrio de Villaverde en Madrid donde una comunidad de vecinos vive un infierno: una pareja actúa con violencia en el vecindario.

La compra-venta ilegal de armas se ha convertido en uno de los negocios más suculentos del mercado negro. Se calcula que en España hay alrededor de 300.000 armas ilegales. Diario de...a pie de calle demuestra en este reportaje lo sencillo que resulta para cualquiera conseguir un arma. El equipo del programa contacta con un individuo que se dedica a traficar con armas de todo tipo; las compra de fogueo y posteriormente las modifica para que estén listas para disparar. La cita es en la estación de Atocha de Madrid y promete llevar cinco pistolas y la munición correspondiente: 150 cartuchos del calibre 22 y del 9. El precio acordado son 5.000 euros. La investigación del programa descubre que la persona que trafica con armas es un agente de la Guardia Civil y es testigo de cómo la policía nacional le detiene con una mochila repleta de armas y munición.
Joana vive en el barrio madrileño de Villaverde y denuncia a Diario de...a pie de calle que en su bloque la convivencia es un infierno. Una pareja está sublevando a todo el vecindario con sus continuas provocaciones y los afectados temen que la situación pueda acabar en una tragedia. Reporteros del programa se acercan hasta el barrio y comprueban en persona la violencia con la que actúa esta pareja. Mientras entrevista a algunos de los vecinos afectados, sufre la ira de la pareja, que lanza varias macetas sobre todos los viandantes que pasan por debajo de su terraza. Las continuas denuncias a la policía no solucionan el problema, y el barrio ya no sabe qué hacer para acabar con un conflicto que dura dos largos años.
En el pueblo valenciano de Serra patrullan dos falsos policías locales con el consentimiento del Alcalde. Efectúan detenciones, realizan atestados, firman denuncias y hasta llevan una pistola a pesar de que no están autorizados para ello. Han sido denunciados por un presunto delito de usurpación de funciones públicas pero el Alcalde niega rotundamente los hechos, y defiende a muerte a sus subordinados puestos a dedo. Redactores del programa se desplazan hasta Serra para comprobar que efectivamente, estos dos individuos realizan las funciones de un policía local a pesar de no tener derecho a ello. Lo más grave es que la mayoría de los vecinos lo desconocen y algunos de ellos van a recurrir las sanciones impuestas por estos falsos policías al entender que quedarían invalidadas por no estar autorizados para ello.
Un edificio de Águilas, Murcia, está dominado por un clan gitano que alquila los pisos que ellos mismos han okupado. La familia de "Los Romanes", cuyo patriarca está encarcelado por tráfico de drogas, tiene un auténtico negocio inmobiliario completamente ilegal. Han okupado un bloque de viviendas que carece de cédula de habitabilidad y se dedican a alquilar los pisos a inmigrantes necesitados. Una colaboradora del programa acude al bloque para comprobar cómo funciona el negocio que tiene organizado el clan de "Los Romanes".