Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los cargos de confianza cuestan a los españoles 1.000 millones de euros

Los asesores puestos a dedo en la Administración Pública son los denominados cargos de confianza. Son empleados elegidos por sus jefes que no han pasado por ningún proceso selectivo, y en algunos casos ni siquiera están cualificados para desempeñar ese puesto. Casos como el del ayuntamiento de Alcorcón o el de Orihuela, el enchufismo está presente en algunos nombramientos.

Los cargos de confianza o lo que es lo mismo, los asesores puestos a dedo, son empleados de la Administración Pública que son elegidos para realizar tareas específicas. En España hay cerca de 20.000, si cada uno de ellos cobra de media 50.000 euros, esto significa que cuesta a las arcas públicas un total de 1.000 millones de euros.
“Un empleado público pasa un proceso, puede acceder a ese proceso cualquiera que cumpla lo que está marcado dentro de las bases de la convocatoria pero para contratar a un asesor, el cargo político contrata a la persona que cree más conveniente”, ha explicado Miguel Borrás, presidente Sindicato Funcionarios (CSIF). Esto significa que los asesores son elegidos por sus jefes y no dependen de ningún proceso selectivo.
El Gobierno tiene 68 asesores que no poseen el graduado, “seguramente serán bellísimas personas y hagan muy bien su trabajo pero a día de hoy nos encontramos en una situación con seis millones de parados donde un tipo que tiene una titulación de arquitecto le cueste encontrar trabajo en un supermercado”, ha dicho el periodista Dani Montero. En España hay más asesores de confianza que cargos públicos mientras que en la Unión Europea hay una limitación. Por ejemplo en París, “tienen por ley un tope de 40 asesores y ni siquiera lo alcanzan. Creo que es una cuestión de conciencia”, ha afirmado Dani Montero.
En Madrid hay casi 24.000 empleados y 250 cargos de confianza. Una de las personas que se ha declarado muy crítica con este tipo de puestos ha sido Esperanza Aguirre. “Se podría prescindir de muchos altos cargos, conductores, asesores… Se podrían ahorrar 48.000 millones de euros”, ha afirmado. Pero curiosamente, su hermana, Cristina Aguirre, fue contratada como asesora de prensa y su hijo pequeño en el Ministerio de Economía.

Otros casos muy llamativos de abusos en el nombramiento de cargos políticos son los que existen en Alcorcón (Madrid) y Orihuela (Alicante). El plan de austeridad de David Pérez, alcalde de Alcorcón, fue el de despedir a 70 trabajadores públicos y mantener a 50 cargos con un coste de dos millones de euros para el consistorio. Además, cuenta con dos chóferes que cobran 43.000 euros anuales, un puesto elegido a dedo por David Pérez. Por otra parte, en el ayuntamiento de Orihuela hay varios cargos de confianza que cobran pero no acuden a sus puestos de trabajo. Éste es el caso de Rosario Oltra, una asesora que ni siquiera tiene los estudios de primaria terminados, cobra 25.000 euros y no viene a trabajar. Su despacho está cerrado desde hace muchos meses. Denuncia Pepa Ferrando, concejal PP en Orihuela. Y el caso de Mar Ezcurra, auxiliar de prensa, sin estudios secundarios, cobra 25.000 euros y en un año y medio tampoco ha ido a su puesto de trabajo.

En cambio, el ayuntamiento de Torrelodones ha prescindido de sus cuatro cargos de confianza lo que ha supuesto un ahorro anual de 250.000 euros. En este municipio gobierna el partido Vecinos por Torrelodones, Elena Biurrun, la alcaldesa, cuenta que han logrado reducir la deuda que dejó el PP casi a la mitad. Su gestión consiste en reducir costes en coches, chóferes oficiales, escoltas… también han cancelado el gasto en comidas, una cifra que con el antiguo Gobierno rondaba los 25.000 euros. Lo primero que han recortado ha sido en sus sueldos, la alcaldesa cobra brutos 49.300 euros. Todo un ejemplo de gestión.