Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Hallamos una nueva residencia clandestina

En poco más de un año Diario de ha denunciado tres residencias de ancianos clandestinas en las Islas Canarias. A raíz de estas denuncias el Gobierno Canario decidió cambiar la  normativa. Ahora no es necesario tener una licencia de apertura para poner en marcha una residencia de ancianos. Basta con una declaración jurada del empresario que especifique que el centro cumple con los requisitos. Esta medida no beneficia a los ancianos y la historia se repite. A Cecibel Hernández, auxiliar de enfermería, la contrataron para que trabajase en el turno de noche en una residencia en Palmas. El centro no tiene autorización del Gobierno Canario. El servicio de inspección de la Consejería de Bienestar Social confirma que el centro es ilegal. Diario de ha comprobado que la residencia continúa abierta.