Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Diario de’ destapa una estafa con billetes tintados

Javier es dueño de una cafetería y ha denunciado a ‘Diario de’ que le han intentado estafar miles de euros con el timo de los billetes tintados. Un grupo de africanos se presentó en su local y con la excusa de hacerle una oferta por su establecimiento, le intentaron timar. Gracias a la colaboración del programa con la policía este grupo de delincuentes no consigue llevar a efecto la estafa. 

Las cámaras de ‘Diario de’ grabaron con todo detalle los pasos que dan los estafadores para conseguir engañar a la víctima y cómo la policía les pilla in fraganti cuando se disponían a hacer el timo. En una primera cita, dos individuos extranjeros,  haciéndose pasar por hombres de negocios, se interesaron por comprar el negocio de Javier, intentando ganarse su confianza y sin poner problemas de dinero.
En una segunda cita, los mismos  tipos le plantean a Javier blanquear dinero para ellos. Necesitan saber si está dispuesto a conseguir dinero fácil de forma ilegal.
El plan va según lo previsto y, en una tercera cita, nos enseñan el método para ‘crear dinero’ a partir de dinero auténtico y cartulinas. En el procedimiento interviene un compuesto del cual dicen que es ‘tóxico’, pero que disponen del ‘antídoto’.  
A última hora, los timadores le piden a Javier que ponga una fuerte suma de dinero para participar en este lucrativo negocio. Como muestra de buena voluntad, no dejan un billete de 50 euros creado casi por arte de magia que posteriormente comprobamos que es auténtico.
Jesús Lira Calvo, secretario general del Sindicato Profesional de Policía, nos revela en qué consiste el truco de esta estafa, conocida comúnmente como el timo de los billetes tintados. Es tan simple como que la cartulina se ha creado ‘tintando’ un billete auténtico.
Javier, que ha realizado un trabajo impresionante como cebo para los estafadores, queda en un hotel con ellos para entregarles el dinero. Él no acude a la cita, pero sí la policía, que les pide la documentación y detiene al cabecilla. Uno de ellos llevaba una cartulina blanca que los agentes confiscan para analizar.
Jesús Lira nos cuenta que este tipo de denuncias es alto en España porque aquí las penas son más livianas que en otros países. “No tendría ni pena de cárcel”, considera.