Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Diario de' pone al descubierto el tráfico de drogas en Valdemingómez

Harto de ver como sus amigos mueren por culpa de la heroína, Fernando muestra la cara más sórdida de este poblado chabolista y denuncia como actúan los clanes gitanos de Valdemingómez.

Un equipo de ‘Diario de’ acompañado por Fernando, un toxicómano cansado de ver como sus amigos mueren por culpa de la droga, se adentra en el poblado chabolista de Valdemingómez y nos enseña como es la venta de droga.  Fernando entra en varias de las chabolas donde compra droga sin ningún tipo de problema. Entre las rejas, o en la misma cocina mientras hacen la comida, los gitanos entregan la droga a cambio de dinero como la cosa más normal del mundo. Incluso en ocasiones con la presencia de los niños.
Los niños conviven con ello, y de hecho, es muy común entrar en alguna casa donde los niños o las niñas juegan a las ‘cocinitas’ a cocinar la droga, cogen una piedrecita y venden la dosis entre ellas mismas para jugar a vender”, asegura Fernando.
La familia, el clan, son adictos al dinero, nunca tienen suficiente. En Valdemingómez al día podemos estar hablando de que se mueven millones de euros. Son adictos al dinero y la mejor forma de que una persona se ‘quite’ es que no haya puntos de ventas. Si a un toxicómano le quitas los puntos de ventas el toxicómano deja de ser toxicómano”, continúa Fernando.
El reportaje nos muestra lo fácil que es conseguir la droga e incluso para convertirse en camello y también, lo difícil que resulta acabar con los clanes que manejan el negocio de la droga. Como bien sabe Fernando, no es tan fácil acabar con un poblado como Valdeminómez de la noche a la mañana a pesar de las intervenciones policiales son constantes. “Aquí tienen montado varios focos de venta de droga y es como un mundo aparte. Tienen unos sistemas de alertas entre ellos para que en cuanto entramos al poblado, se empiezan a avisar, cierran las puertas, no dejan que los toxicómanos a las zonas de venta y nos limitan bastante nuestra capacidad de actuación”, explica David Fernández, jefe Grupo Zodiaco.
El auge del poblado de Valdemingómez se produjo cuando se desmanteló el poblado de las Barranquillas. El equipo de ‘Diario de’ ha recorrido lo que era el antiguo poblado, ahora en ruinas. "Este era el mayor poblado de Madrid hasta que se desmanteló. La mayoría de los clanes a los que derribaron la casa se fueron a montar los puntos de droga en Valdemingómez. El clan de ‘Los Gordos’ puso un anuncio ‘nos mudamos a tal punto de la Cañada Real’, hubo hasta publicidad del cambio de ubicación”, asevera Fernando. El toxicómano cuenta que en las ruinas del poblado de Las Barranquillas podría haber gente enterrada: "Gente que molestaba a los clanes, 'machacas', ajuste de cuentas o simplemente gente que murió en un sitio que no debía morir".