Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Magdalena, deshauciada por su propio hijo

No puede volver a la casa en la que ha vivido toda la vida

Antes de fallecer, su marido dejó patente en su testamento que aunque su hijo heredaría su casa, hasta que mujer falleciera ella sería la usufructuraria de la vivienda. Sin embargo, el hijo de Magdalena ha okupado la casa, cambiado las cerraduras y no deja a su madre volver al que ha sido su hogar toda su vida.