Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diario De destapa a tres pedófilos

Menores acechados por depredadores sexuales en Internet, trabajadores explotados en talleres clandestinos y una concejala del PP de Móstoles que no quiere dar explicaciones, los temas del estreno de la Segunda Temporada de 'Diario De' en Cuatro

Redes sociales, foros y chats son algunos de los entornos de la red donde hombres de todas las edades y condición social entran en contacto con adolescentes para proponerles relaciones sexuales a cambio de una contraprestación económica, situación que 'Diario de' analizará pormenorizadamente en su primera entrega.
Haciéndose pasar por una menor de 15 años, una colaboradora del programa ha accedido a diversas páginas web de Internet donde ha recibido múltiples ofertas para prostituirse. Tras citarse con varios individuos interesados, le comunican sus ofertas: practicar todo tipo de relaciones sexuales a cambio de 40 euros.
Mercedes Milá y su equipo alquilan un piso céntrico en Madrid donde la menor "tendría" el encuentro sexual con el pedófilo. El hombre llega a la casa claramente nervioso y tras acomodarse, la niña le dice que va al servicio. Es en ese momento cuando Mercedes Milá entra en el salón acompañada de un cámara. El pedófilo, absolutamente perplejo, huye de la casa a toda prisa. Pero 'Diario De' consigue ponerle cara, nombre y apellidos -que no se desvelan en el reportaje- a este enfermo. También contacta con otros dos pedófilos que pretendían mantener relaciones con una menor, a sabiendas de la edad de ella.
En la segunda investigación, el programa es testigo de una redada policial contra la explotación en Murcia. Ningún empleado dado de alta, condiciones de trabajo lamentables y falta de higiene en la elaboración de alimentos son algunas de las irregularidades que descubre el programa en un taller clandestino de manipulación de alimentos a raíz de la denuncia de una trabajadora de la empresa. Las cámaras del programa siguen de cerca la labor de la Brigada de Extranjería de Murcia que culminará con la detención de los dueños del negocio. Tras su clausura, Mercedes Milá visita la empresa a la que los explotados daban servicio, 'Jupema', una empresa de encurtidos. Sus responsables niegan telefónicamente, porque no quieren entrevistarse con Mercedes, su relación con la empresa explotadora. Sin embargo, las cámaras del programa detectan cómo los camiones de 'Jupema' entran, salen y descargan aceitunas para que gente explotada les haga las banderillas.
Además, Mercedes Milá se desplaza a la localidad madrileña de Móstoles para conocer la angustiosa situación que viven 240 familias: una guardería pública sin terminar les está obligando a dejar a sus hijos, con plaza asignada en el centro, al cuidado de los abuelos, amigos o cuidadoras. La presentadora de “Diario de…” acudirá al Ayuntamiento mostoleño para pedir una solución al problema a la concejala de Educación.
La concejala, Mirina Cortés, lejos de tener una actitud comunicativa, se niega al encuentro con Mercedes Milá, que la busca en el Ayuntamiento y en la Casa de la Cultura. La señora Cortés, precisamente, envía a la policía municipal a despachar a Mercedes y a dar las explicaciones que ella misma debería estar dando a la prensa y a los vecinos de este pueblo madrileño. Finalmente, la Concejalía dispensa un comunicado a dos de las madres en las que se asegura que entre el día 10 y el día 20 de octubre la guardería estará en pleno rendimiento.