Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Víctimas de una sanidad enferma

Numerosas irregularidades en SanidadTELECINCO.ES
Junto a la falta de médicos, la desconfianza de los pacientes y la privatización encubierta de la sanidad pública en algunas comunidades autónomas constituyen algunas de las principales deficiencias del modelo sanitario español que serán denunciadas mañana en 'Diario de... víctimas de una sanidad enferma'.
El programa descubrirá irregularidades, como la alteración de las listas de espera o la ubicación de pacientes en los pasillos. Un equipo de 'Diario de...' descubre a varios pacientes ocultos en los pasillos de un hospital para no ser vistos por los medios de comunicación, así como a decenas de enfermos que deberían estar en Urgencias trasladados a los pasillos de otras plantas para evitar aglomeraciones.
Mercedes Milá se ha desplazado a Barcelona, Santander y Sevilla para constatar que, al igual que en Madrid, los servicios de Urgencias comparten problemas similares. 'Diario de...' ofrecerá el testimonio de la esposa de un paciente que murió desangrado en una silla en Urgencias tras esperar 13 horas a que le atendieran.
El reportaje mostrará también cómo la dispersión de la población y las malas comunicaciones viarias dificultan enormemente la labor de los médicos rurales. Un equipo de 'Diario de...' ha acompañado durante una jornada a Rafael, médico del municipio cántabro de Vega del Pas con 850 habitantes a su cargo, de los cuales la mayoría de ellos superan los 60 años.
La escasez de especialistas médicos es especialmente acusada en el área de Pediatría. Desbordados y completamente saturados, así se sienten los pediatras como Nuria Robert, una doctora de un centro de salud de Barcelona que atiende entre 50 y 60 niños diarios a los que dedica una media de cuatro minutos.