Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Milá: "Mi mayor miedo es perder la memoria"

Presos del delirio, presos de sus propias alucinaciones, presos del terror y presos de su propia vida. Así se sienten la mayoría de los presos internos del Hospital psiquiátrico penitenciario de Sevilla. En ‘Diario de presos de una enfermedad mental’ el equipo del programa se adentra en el complicado munco de los enfermos psiquiátricos y ofrecen un fragmento de la entrevista que le realizan varios internos del centro a Mercedes Milá en su programa de radio que emiten desde el Hospital, ‘Onda Cerebral’.
La presentadora ha cambiado de rol y en este caso ha sido ella la entrevistada, por sorpresa. Cuatro internos se han adentrado en la vida profesional y personal de Mercedes hasta el punto de hacerle confesar su mayor miedo.
En base a las preguntas que le hacían los presos, la periodista ha dado una clase magistral de lo que entiende ella como periodismo. “La curiosidad es el motor de mi vida y del periodismo. La credibilidad es la base de mi trabajo, sin ella no hay nada”, aseguraba a unos entrevistadores. “Mi secreto a la hora de hacer entrevistas es desconcertar mucho para que la gente no se aburra conmigo”, añadía.
El carácter de Mercedes Milá ha sido uno de los temas que más interesaban a los internos. Su neutralidad y su manera de ser se han puesto sobre la mesa en Onda Cerebral. “Es verdad, sí, antes tenía muy mala leche, pero con el tiempo he ido puliéndola. Antes era muy agresiva y me he dado cuenta que las cosas no son o blancas o negras”, confesaba.
“Y la neutralidad ¿existe? ¿Cómo se consigue?”, le preguntaba uno de los presos. Mercedes Milá no duda en su respuesta: “No se puede ser neutral en la vida”, sentenciaba. “Tengo que volver a nacer para ser neutral. Soy guerrera, lo admito, pero no me ha ido mal. Eso sí, si tengo que pedir perdón, lo hago”, aseguraba.
Los presos comentaban con Mercedes su indignación ante el planteamiento que hacen algunos medios de comunicación cuando tratan noticias en la que están involucrados enfermos mentales. Consideran que se equipara la palabra crimen con la palabra esquizofrenia y que era muy fácil utilizar ese recurso. “Lo mismo pasa con los extranjeros”, opinaba Mercedes. “Es un proceso lento, la sociedad tiene la idea de que vosotros sois peligrosos y esto es un estigma que cuesta mucho rectificar en la sociedad. El desconocimiento genera miedo. Por eso Diario de intenta reflejar, en este caso, vuestra verdadera realidad”, explicaba.
A lo largo de la entrevista los presos han contado sus historias personales, la mayoría marcadas por la droga. “Más del 75% de los presos internos en este centro están por la droga”, afirmaba uno de los presos cuando relataba su historia.
Los internos han conseguido que también la presentadora sacase sus pensamientos y sentimientos más personales y les intentaba explicar, desde su propia experiencia, que la medicación no es algo malo: “Mi mayor miedo es perder la memoria. Durante una época de mi vida que estuve mal y dejé de dormir. Yo no me quería medicar, pero llegó un momento en el que admití que estaba perdiendo la memoria y empecé a tomar pastillas para dormir y ahora estoy estupendamente”.