Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Crisis en verano o verano de lujo?

La crisis se ha tonado tamibién en el turismo; muchos no han podido ni salir de su ciudad y, otros, aunque sí han viajado, sus vacaciones han durado menos que otros años y han controlado mucho más los gastos. No para todos, sin embargo, es tiempo de crisis y las vacas flacas de los ricos, como siempre, son bastante más gordas...

VUELOS GOLFOS

Una compañía aérea ha puesto a la venta billetes de avión de ida y vuelta a Ibiza en 24 horas por 50 euros. Un equipo de 'Diario de...' ha seguido a un grupo de madrileños en un vuelo golfo para pasar en la isla un día de fiesta por poco dinero. El alojamiento no importa; duermen en la playa.

CHOLLOS ANTICRISIS

Una de las mejores ofertas de las agencias de viajes ha sido la de descontar, a los parados, nada más y nada menos que un 35 por ciento de descuento en su paquete vacacional. Mientras, los campings son las empresas más afectadas del sector, pues ha bajado enormemente el número de plazas ocupadas.

LUJO EN MARBELLA

La crisis es menos crisis para los ricos. Ellos siguen acudiendo a Marbella y, en concreto, a hoteles de 2.000 euros la noche o a alojamientos cuyo alquiler no baja de 30.000 euros al mes. Además, hace falta un y coches de lujo para ir acordes al lugar. personal shopper

IBIZA

Si hay algo que identifique a Ibiza es la fiesta continua. La fiesta empieza a mediodía y, pese a la crisis, no se escatima en gastos destinados a alcohol y drogas. Es un desfase permanente, pero no todos se divierten con droga.

SIN VACACIONES

Quienes más han notado la crisis son aquellos que no se han podido marchar de vacaciones. Para algunas familias, llevar a sus hijos a la piscina municipal de su ciudad ya es un lujo que únicamente se puden permitir tres o cuatro veces en todo el verano.